Página de inicio > Ficción > Clásicos > Literatura > El agente secreto Evaluación

El agente secreto

The Secret Agent
Por Joseph Conrad
Reseñas: 30 | Evaluación general: Promedio
Premiado
8
Bueno
11
Promedio
8
Malo
1
Terrible
2
Verloc, el agente secreto, tiene una tienda en el Soho de Londres donde vive con su esposa Winnie, su madre enferma y su hermano idiota, Stevie. Cuando Verloc se involucra a regañadientes en un complot anarquista para hacer estallar el Observatorio de Greenwich, las cosas salen desastrosamente mal, y lo que parece ser "un cuento simple" demuestra la participación de políticos, policías, diplomáticos extranjeros y

Reseñas

05/11/2020
Farmelo Magos

Solo me he encontrado con unos pocos escritores que pueden sondear con destreza y precisión las profundidades del alma humana.

Joseph Conrad es uno de esos autores y está en una breve lista de creadores talentosos que parecen tener dos dedos en el pulso del hombre primordial ya que todavía vive y respira bajo la compostura superficial de su evolución civilizada.

Para Conrad, la capacidad de quitarse la etiqueta, la cultura y las costumbres sociales del pensamiento occidental es tan agitada como ver a los bañistas perder su ropa en la playa.

El Agente Secreto, su publicación de 1907, cae en la categoría de su canon más exitoso, la exploración de nuestras profundidades psicológicas y el descubrimiento inquietante de que llegar allí requiere poca investigación.

Un lector de Conrad no puede evitar comparar este trabajo con su libro posterior. Bajo los ojos occidentales, y no puedo evitar comparar ambos con los de Dostoievsky Crimen y castigo. Como en la novela rusa, Conrad logra capturar un retrato comprensivo del monstruo. Comemos con Verloc, nos desesperamos con él, sentimos sus furias y celos, sus incertidumbres, y vemos el amor simple y fundamental de su esposa a través de sus ojos.

Esta es una historia de amor, odio, traición, locura y una misantropía peculiar que parece un tema omnipresente para el trabajo de Conrad.

descripción
05/11/2020
Botnick Wellspeak

Después de una tragedia, las personas a menudo miran hacia artistas, hacia novelistas, músicos y poetas también, por consuelo, el tipo de consuelo que uno encuentra cuando alguien es capaz de capturar un evento o sentimientos, que usted mismo encuentra incomprensible, insondable o inexpresable. . Por ejemplo, después del 9 de septiembre hubo prisa por proclamar que ciertos tipos de arte hablaban por el momento [s], y fue entonces cuando El agente secreto de Joseph Conrad recibió mucha atención, ya que era una novela relacionada con una trama para hacer estallar un edificio conocido. Después de los ataques a las Torres Gemelas, este libro ahora se conoce como La Gran Novela del Terrorismo, y es visto como una especie de trabajo profético / profético. Sin embargo, hay algo sobre El Agente Secreto, algo sobre el tipo particular de terrorismo con el que trata, que las personas a menudo eligen ignorar o simplemente malinterpretar; o tal vez, si uno fuera especialmente cínico, lo que casi siempre soy, uno podría preguntarse si muchos de los periodistas que presentaron el libro realmente lo han leído.

Adolf [sí, Adolf] Verloc tiene dos trabajos. Uno es dirigir una tienda cutre en Londres con su esposa y su hermano ingenuo, y el otro es el agente secreto del título. Sin embargo, Verloc no es James Bond; él es un observador e informador; es decir, hasta que un día, el sombrío Sr. Vladimir, quien es algún tipo de embajador extranjero, le dice que la observación no es suficiente. Debe, según Vladimir, demostrar ser indispensable si quiere permanecer en la nómina. Ser indispensable implica hacer explotar el Observatorio de Greenwich, cuyo objetivo es incitar a Inglaterra a tomar medidas decisivas, incluso extremas, contra elementos u organizaciones criminales / revolucionarias / terroristas. Es idea de Vladimir que para hacer esto, uno debe llamar la atención de las clases medias para despertarse, por así decirlo.

‘The imbecile bourgeoisie of this country make themselves the accomplices of the very people whose aim is to drive them out of their houses to starve in ditches. And they have the political power still, if they only had the sense to use it for their preservation. I suppose you agree the middle-classes are stupid?’

Mr. Verloc agreed hoarsely.

‘They are’

‘They have no imagination. They are blinded by an idiotic vanity. What they want just now is a jolly good scare.’

Estas son cosas ampollas. Los terroristas no están locos, los árabes empeñados en destruir la democracia y conquistar el mundo, como algunos comentaristas creen que fue el caso del 9 de septiembre, esto es violencia y terrorismo utilizados contra un pueblo ignorante o complaciente para enfurecerlos. para manipularlos para que hagan lo que quieres que hagan. Entonces, lejos de proporcionar bálsamo para las masas, el Agente Secreto es más probable que alimente las teorías de conspiración; su visión del mundo político está, de hecho, mucho más cerca de la teoría de la conspiración popular de que los ataques al World Trade Center fueron un trabajo interno, que fueron derribados para dar al gobierno de los EE. UU. una razón para librar una guerra en el Medio Oriente .

Una de las primeras cosas que notará sobre The Secret Agent es que, aunque se supone que la novela está ambientada en Londres, no hay mucho que sea reconociblemente inglés al respecto. Todos los revolucionarios, por ejemplo, tienen nombres que suenan continentales: Ossipon, Verloc, Michaelis, etc., a pesar de que deben ser ciudadanos británicos. Además, la capital de Conrad es un lugar particularmente sombrío; Incluso teniendo en cuenta que Londres puede haber estado sucio, etc., hay algo casi fantasmagórico, pero ciertamente muy extraño, en la forma en que el polaco lo presenta. En Bleak House, Dickens escribe sobre la niebla y cosas así, pero el Londres de Conrad parece estar permanentemente en la oscuridad, con una amenaza palpable de violencia o locura siempre en el aire; De hecho, la sensación de locura o tensión mental que impregna el trabajo recuerda a Dostoievski [aunque aparentemente Conrad no era un fanático].

Para una novela tan obvia, implacable, política y satírica, sería fácil ver a los personajes como simples símbolos, representaciones o títeres unidimensionales. Sin embargo, también hay un fuerte aspecto humano en el trabajo. En primer lugar, está el conflicto resultante de la tarea encomendada a Verloc, con lo que me refiero a la del observador que se ve obligado a ser un participante activo. Se necesita un tipo especial de persona para hacer este tipo de cosas, para bombardear un edificio; la mayoría de las personas son capaces de esperar y dejar que ocurra, pero es algo diferente, se necesita un tipo diferente de personalidad, para ser el que sostiene el explosivo, para detonarlo. Como uno podría imaginar, si obliga a alguien a actuar que sea más adecuado para observar las consecuencias, es probable que sea desastroso.

En segundo lugar, existe la relación entre el Stevie de mente simple y los Verlocs. Stevie tiene una función representativa o simbólica en la novela: es inocencia y confusión y, también se podría decir, caos [al menos mental / emocional]; él es, en cierto sentido, tanto la conciencia moral de la novela como un espejo humano del estado emocional del propio Sr. Verloc [así como quizás todos los revolucionarios]. Sin embargo, también proporciona los momentos más tiernos del libro, como su simpatía por el caballo azotado y el pobre conductor del caballo, y toda la tragedia. Stevie es una figura trágica porque es un hermano y cuñado totalmente confiado y amoroso. La Sra. Verloc se sacrifica para proporcionarle un hogar seguro y cómodo, mientras que el Sr. Verloc finalmente se aprovecha de él de una manera aparentemente tonta pero cruel.

Espero que hasta ahora haya logrado resumir algunas de las fortalezas y puntos de interés del libro, pero sería negligente de mi parte sin mencionar que muchos lectores plantean serias objeciones. De estas objeciones, la mayoría están relacionadas con el estilo de Conrad. Sobre esto, no hay duda de que The Secret Agent es a veces un desastre de adverbios y repeticiones; ningún personaje hace o dice algo en el libro que no esté, de alguna manera, descrito o repetido innecesariamente. Por ejemplo, se dice que Verloc 'murmura' o habla 'roncamente' con tal frecuencia que puede causar alegría o irritación extrema en el lector. De hecho, si fueras brutalmente honesto, esta excesiva dependencia de ciertas palabras, y un número excesivo de adverbios, es el tipo de cosas que esperarías de los autores de YA más aficionados, no uno de los novelistas más famosos del siglo XX. siglo.

Entonces, ¿esto significa que Conrad fue un mal escritor? ¿O que The Secret Agent es un libro mal escrito? Esa es ciertamente una forma de verlo. Se podría decir que, dado que Conrad era un polaco que escribía en inglés, es comprensible que su vocabulario sea limitado y que sus oraciones sean idiosincráticas. Sin embargo, no estoy del todo de acuerdo con esto. Todas sus novelas son densas y difíciles, pero, a menos que mi memoria sea defectuosa, esta es la única escrita de esta manera en particular. Además, parte de la repetición, por ejemplo, 'Ossipon, apodado Doctor', se produce en páginas posteriores del texto y, para mí, es absurdo pensar que Conrad no se hubiera dado cuenta. Esto sugiere que estos defectos fueron quizás intencionales, que fue una elección de estilo. Sin embargo, uno se enfrenta, por supuesto, con alguna forma de justificar esa elección de estilo.

El Agente Secreto presenta hombres intelectualmente aburridos, revolucionarios incompetentes con ideas radicales o, en el caso de Verloc, un agente secreto incompetente. Al igual que con Stevie, el estilo banal pero enrevesado de Conrad de alguna manera refleja el estado mental e intelectual de estos personajes. Además, como se señaló anteriormente, la atmósfera de la novela es de confusión, ansiedad y violencia potencial. La repetición, el estilo general de escritura extraño, hasta cierto punto hace que el lector sienta cómo se sienten los personajes; es, le guste o no, desorientar, y eso no me parece una coincidencia.

Si bien muchos sostienen que el estilo de The Secret Agent no es sofisticado, no se podría decir lo mismo de la estructura. En la primera parte de la novela, cada nuevo capítulo trata de un personaje diferente, a menudo presentando uno previamente desconocido. En lugar de seguir a Verloc mientras lleva a cabo su tarea asignada, la narración se mueve, cambia la perspectiva; y durante cada uno de estos turnos, los personajes discutirán eventos pasados ​​y presentes, revelando así gradualmente lo que está sucediendo. Por ejemplo, uno de los primeros capítulos con Ossipon y el profesor descubre que alguien se ha hecho explotar y que se supone que es Verloc. Pero nunca ves el evento en sí, y no descubres lo que realmente sucedió hasta mucho después. Por lo tanto, no hay una línea de tiempo lineal de eventos; Al igual que un detective, tienes que armar la línea de tiempo tú mismo, y esto es particularmente satisfactorio.

Sin embargo, hacia el final de la novela, el enfoque se reduce, y en las últimas 50 páginas, la Sra. Verloc aparece en primer plano. Hay un largo pasaje entre ella y su esposo que es difícil de discutir sin spoilers, pero es un escrito realmente brillante. Conrad logra mostrar dolor y conmoción de una manera más precisa y conmovedora de lo que creía posible en una novela. Para mí, vale la pena leer The Secret Agent solo para este largo pasaje. Sin embargo, eso no es necesario, uno no necesita leer el trabajo de Conrad solo para este pasaje, porque le brinda mucho más: farsa, tragedia, asesinato, sátira, misterio, etc. Puede que no sea The Great Terrorism Novel, puede que no consuele a las masas la próxima vez que explote una bomba, dispersando por todas partes la carne de cientos o miles de cuerpos destruidos, pero es un jodido gran libro.
05/11/2020
Byers Silas

The Secret Agent es, con mucho, el clásico más complejo que leí este año. Es un clásico conceptualmente moderno. Construido sobre los temas de espionaje, agentes dobles, políticas gubernamentales, política, terrorismo y revolucionarios, es una historia oscura y trágica, e incluso brutal a veces. En el corazón de la historia hay un agente secreto, su doble vida y su desprevenida familia. Toda la historia está tejida a su alrededor.

La historia se presenta de manera episódica y cada episodio mantuvo el interés del lector. Sin embargo, esta estructura episódica a veces produjo confusión y obstaculizó la comprensión de la historia como un todo.

Los personajes eran fríos y egocéntricos y no me interesaban mucho, excepto quizás el inspector jefe y el comisionado asistente de policía. Pero aunque no me gustaron, disfruté de las descripciones de los personajes y las representaciones psicológicas maravillosamente realizadas por el autor. Disfruté especialmente la descripción del personaje y la representación psicológica del agente secreto, el Sr. Verloc. Su mente establecida, la peligrosa medida en que fue conducido, su capacidad para traicionar la confianza que tanto le depositaban y su disposición a sacrificar a cualquiera para lograr sus propios objetivos y asegurar su papel de pago se presenta de manera brillante. Y cómo sus acciones finalmente afectaron a su esposa, su devastación y la catástrofe que les sucedió también es retratada de verdad y sinceramente.

La historia fue un comienzo lento y la lectura tomó más tiempo de lo habitual para un clásico corto. Pero lo que me hizo tomarme el tiempo y leerlo hasta el final fue la excelente escritura de Conrad. Fue inteligente e ingenioso. Esta es mi primera lectura de Joseph Conrad. Y tal vez, este no es el libro adecuado para mí para empezar. Pero echar un vistazo a sus escritos bien vale mi tiempo y esfuerzo.
05/11/2020
Delfine Hirschman

Londres fangoso, lluvia y hollín, niebla y niebla. En una calle de un solo ojo en Soho, Verloc dirige su pequeño negocio, una tienda muy discreta para clientes masculinos, que vende confidencialmente un conjunto heterogéneo de periódicos con tendencias revolucionarias y mercancías sombreadas discretamente selladas, que conducen a instintos satisfactorios y halagadores. sus caballeros El comerciante digno se hizo cargo de la familia de su esposa, esposa de la familia borrada, compuesta por un cuñado de mente simple e influyente, así como una suegra casi impotente. Pero bajo esta manta irregular y parcheada, Verloc se convirtió en un agente doble al servicio de una potencia extranjera, así como en un ícono de la policía, mientras que su back shop era el punto de referencia de una raza compuesta de piso de anarquistas de bajo nivel.

Esta novela política, urbana, glauca, ocupa un lugar especial en la obra conradiana por el marco de su narrativa y su propósito. La intención del autor era utilizar la ironía como el modo universal de expresión del narrador, para tratar el tema de la conspiración de la instrumentalización del bombardeo político bajo el prisma paródico. Como tal, es un gran éxito.
05/11/2020
McKale Avirett

Puedo apreciar que esta novela es bastante maravillosa. Y a medida que leía más y más, me fascinó, pero al principio me resultó difícil. Creo que la trama es horrible, y me hizo querer investigar la bomba de Greenwich con más detalle. Creo que fue un libro bastante atrevido para que Conrad lo publicara en ese momento con observaciones tan detalladas sobre espionaje y terrorismo. Todavía es un trabajo increíblemente relevante incluso ahora en el clima actual.
05/11/2020
Antrim Scroggie

Mis calificaciones son muy malhumoradas y, en general, no se puede confiar. Habiendo revelado ese hecho por enésima vez, diré que pensé que este era un libro muy bueno. No amor. Me gusta mucho, sí. Especialmente me gustó la última parte con la esposa y el tren, y el viejo se detiene, cae y rueda en el aire porque ¡ACCIÓN! ¡SUSPENSO! HEARTBREAK! ¡GIRAS PLOTSY! De hecho, la mayor Una de mis escenas favoritas involucraba a Winnie V, mientras que otras secciones, en particular algunas de las escenas de conversación más golpeadas sobre la cabeza con simbolismo con BadMeanyPoliticianMens, lo convirtieron en un trabajo ocasional.

Si realmente quisiera ser un malhumorado, también señalaría cómo algunas palabras descriptivas (por ejemplo, ronca / ronca) se usaron demasiadas veces en rápida sucesión, lo que me molesta por el simple hecho de que aprecio un tipo que sabe admitir la derrota y simplemente recoger un tesauro de vez en cuando. Quejas de estilo minúsculo. Además, terminé un libro que más disfrutado leer un par de días antes de esto, de modo que eso definitivamente influyó en las cosas, y usted, comprensiblemente, se preocupa por eso y debe estar tan contento de haberlo dicho.

Todo en el estómago, bebé. No hay ciencia estelar aquí. Solo sangrientas, apestosas tripas. Probablemente lo aumente si todavía está dando vueltas en mi comienzo dentro de un año, lo cual es muy posible porque creo que 2014 todavía puede presentar terroristas, políticos corruptos y personal de las fuerzas del orden público, complots y esquemas y conspiraciones, engaño aplastante por / de aquellos que más amas, explotación de todas y cada una de las debilidades humanas y pendejos.
05/11/2020
Chantal Narx

766. El agente secreto: un cuento simple, Joseph Conrad
The Secret Agent: A Simple Tale es una novela de Joseph Conrad, publicada en 1907. La historia se desarrolla en Londres en 1886 y trata del Sr. Adolf Verloc y su trabajo como espía de un país no identificado (presumiblemente Rusia). The Secret Agent es una de las últimas novelas políticas de Conrad en la que se alejó de sus antiguos cuentos de navegación.
عنوانها: مامور سری; مامور مخفی; نویسنده: جوزف کنراد, انتشارات (بزرگمهر), ادبیات انگلستان; تاریخ نخستین خوانش: سوم ماه نامبر سال 187 میلادی
عنوان: مامور سری; نویسنده: جوزف کنراد; مترجم: پرویز داریوش; تهران, بزرگمهر, 1365; در 313 ص; شابک: 9649087231; موضوع: داستانهای نویسندگان انگلیسی - سده 20 م
مأمور سری: یک داستان ساده ، اثر جوزف کنراد نخستین بار در سال 1907 میلادی منتشر شده است. دااسدددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددددد. ا. شربیانی
05/11/2020
Keyte Pralle

Mi mejor amigo Joel tiene un amigo Bob que enseña en Rutgers. Hace casi una década, antes de convertirse en un experto académico en Borat, declaró que, en términos de literatura, no se molestaría con nada escrito después de 1920; ¿Cuál era el punto, bromeaba? Admiré su punteo. Si bien no estoy seguro de que todavía se lo atribuya. Bueno, durante un par de semanas en 2004 me adhirí a la meta. Ha habido muchos objetivos con una historia similar y una conclusión tan triste: suspiro. Este fue mi primer esfuerzo hacia ese objetivo y qué novela increíble es.

The Secret Agent es la inversión oscura de The Man Who Was Thursday de Chesterton. Los dispositivos empleados son sombríos y efectivos. Muy recomendable.
05/11/2020
Threlkeld Smyre

Gran ópera
Tosca apuñala a Scarpia. Londres victoriano, en medio de un nido de espías
y terroristas Cosas clásicas de un no estilista que, sin embargo, es un gran escritor (el primer idioma de Conrad fue el polaco, su 2º francés, escribió en inglés). Una fuerte influencia en Graham Greene, Conrad desgarra una apuesta de horror conyugal de un anarquista desgarbado y su esposa simple después de que su brud adolescente es asesinado x su bomba.

Su matrimonio fue legalizado la prostitución y, en su indignación, la hermana destrozada se convierte en un asesino. "Ella no sabía qué camino tomar. Los asesinos tenían amigos, parientes, ayudantes. No tenía nada". Pero es libre, ¡por fin!

Un moderno cortador de venas psicológico sin giros bruscos, giros y sorpresas, solo la veracidad del carácter. Pasé una semana estudiando detenidamente las últimas 80 páginas en las que Conrad profundiza en la espantosa locura de la humanidad.

*
El deslumbrante compañero de Conrad: "Under Western Eyes" (Russ espías, Ginebra, 1911).
05/11/2020
Lockwood Livesay

Si te gustan estas cosas, Puedes leer la reseña completa.



Meister Geschichtenerzähler: "El agente secreto" de Joseph Conrad



(Revisión original, 2002/06/25)


Una de mis amigas más antiguas, una mujer y una graduada en inglés, detesta Lessing, y podría preguntarme fácilmente cómo Nabokov puede ofrecer algo superior a Under Western Eyes, The Secret Agent, Nostromo o Victory, que debe tener uno de los más memorables. líneas en la literatura inglesa cuando el siniestro Sr. Jones le dice a Heyst: "Yo soy el mundo mismo, ven a visitarte". Nabokov era famoso por sus comentarios despectivos de otros escritores, desde Gogol hasta Pasternak, y dijo de Conrad: "No puedo soportar el estilo de tienda de recuerdos de Conrad, los barcos embotellados y los collares de concha de clichés románticos".
05/11/2020
Emelda Degnan

Una primera lectura del autor y quizás esta no haya sido la novela para empezar. Encontré la primera mitad de la novela confusa y enrevesada, aunque la historia ganó cierto impulso en la segunda mitad y se volvió fascinante. Una novela de espías, espionaje y terrorismo a fines del siglo XIX.

Una de esas novelas que tienes una idea temprana que no terminará bien para los personajes involucrados.
05/11/2020
Ellwood Stetke

Creo que esta es una de las mejores novelas del siglo XX por las siguientes razones:

1) El lenguaje es magnífico. Para un lector como yo, a quien le gusta perderse en pensamientos tangenciales a mitad de la oración, Conrad ofrece un baño cálido en el que podemos sumergirnos. A menudo dejo que las oraciones fluyan sobre mí en ondas de color y música (generalmente leo Faulkner esto también), pero si quiero detenerme y extraer todo el significado de una de sus pequeñas y densas bellezas, simplemente saco la cinta dorada y lo que parece ser un nudo de palabras se abre muy bien. He intentado desentrañar algunas de las oraciones de Faulkner y McCarthy de esta manera y me encontré desconcertado. El estilo de Conrad me recuerda mucho a la elegancia, aunque en un grado mucho menor, con la que Nabokov escribió. Quizás aquellos que se acercan al inglés desde afuera pueden ver y hacer cosas que nosotros, que crecimos con él, no podemos.

2) Nos cuenta cosas importantes sobre cómo piensan y actúan los humanos.. Para Conrad, creo, lo que sucede dentro de la cabeza de una persona es al menos tan importante como su forma de actuar en el mundo. Quizás más importante, porque entender el motivo es la clave. Sin entender el motivo, toda acción, incluso los actos terroristas, son aleatorios. Creo que Conrad está en lo correcto cuando expone a los personajes por capricho de sus propias necesidades emocionales; se mete profundamente en la cabeza de los anarquistas, espías, policías y pequeñas amas de casa silenciosas y muestra que todos están motivados por la necesidad de sentirse seguros, de ser protectores o de que les acaricien el ego. Muchos personajes creen que están actuando en apoyo desinteresado de una causa (ya sea anarquía o estado de derecho), pero en última instancia, todos son impulsados ​​por impulsos que probablemente desconocen. Y así, querido lector, somos tú y yo. Conrad no fue el primero en hacer esta observación, pero la presenta de tal manera que realmente da en el blanco. Estoy seguro de que también hay muchas otras cosas importantes en el libro, pero esta fue la principal que sentí.

3) Me encantan las cosas internas - lo cual probablemente sea solo algo personal. Me encanta el capítulo seis, en el que un inspector jefe de la policía está conversando con su superior. Entre cada línea de diálogo, Conrad nos da párrafos de pensamiento interno; en resumen, se burla de esa regla de "mostrar, no decir" que se supone que se aplica a la buena escritura. Conrad le dice que todo, ¡y funciona! Esto debería aburrirme hasta la muerte, pero en realidad estimula mi pensamiento. Más adelante en la novela (Capítulo Once), este arrastre de la acción por todas las cosas del interior eleva una escena ya tensa a un nivel de tensión casi insoportable. Es increíblemente efectivo, pero me temo que muchos lectores modernos ocupados simplemente no tienen paciencia para ello.

4) Parece muy relevante para hoy. Esa es una señal de un gran libro, ¿no? Este no es un clásico polvoriento que explora problemas solo relacionados con eventos históricos. Nos habla, ahora, con una voz urgente y vital.
05/11/2020
Rosenblum Hibbetts

El funcionamiento interno de una célula terrorista se examina en esta historia de ideología y traición. Debería requerirse la lectura para el personal militar / policial.
05/11/2020
Kilgore Linhares

EL AGENTE SECRETO Y EL TERRORISMO

Quería leer esta novela por un tiempo. Cuando lo vi referenciado en un libro que estaba leyendo, decidí que sería la próxima novela que iba a leer. Realmente cualquier excusa para leer más de las obras de Conrad lo hará por mí, pero esta vez me atrajo especialmente el tema: la exploración del terrorismo político. A menos que me equivoque, este no es un tema común con Conrad. Bueno, no es un tema común en el período de literatura.

¿Cuántas novelas realmente buenas se escribieron sobre terrorismo? Hay muchos libros escritos sobre terrorismo (principalmente por periodistas y analistas políticos), pero en el mundo literario todavía parece ser un tabú. No he investigado mucho ni contado oficialmente, pero cuando se trata de mi experiencia personal de lectura, además de la de Herbert La plaga blancaPeste blanca y Rushdie's Los versos satánicosNo se me ocurre nada. Esas son las únicas dos novelas 'aclamadas' que recuerdo haber leído sobre el terrorismo. Hay otros, estoy seguro, pero probablemente no estén en la parte superior de la lista de los más vendidos.

Es interesante que hoy, cuando el terrorismo está tan extendido, no es un tema común en la literatura como cabría esperar. Entonces, ciertamente fue fascinante ver que alguien exploró este tema hace un tiempo. Esta novela se inspiró en un evento real, y hoy, cuando tales 'eventos' abundan, quizás sea aún más relevante. Después de leerlo, puedo decir que hace más que crear un complot en torno a un acto terrorista. Me alegró descubrir que The Secret Agent es más que una novela sobre un acto terrorista, es una novela que no tiene miedo de profundizar y examinar la dinámica social e individual detrás de ella, así como mostrar lo que podría conducir a una persona a recurrir a él.

¿CÓMO MANEJA CONRAD EL TEMA DEL TERRORISMO?

Yo diría que Conrad manejó muy bien el tema. Al crear un protagonista que se convierte en terrorista solo para mantener su trabajo como agente secreto (que necesita desesperadamente para poder mantener a su familia), agregó un giro irónico a la narrativa. Me sorprende lo mucho que simpatizaba con el protagonista de la novela, es decir, el agente secreto. El Sr. Verloc no es en absoluto un personaje agradable. Sin embargo, hay algo muy trágico en su vida. Supuestamente, Mata Hari fue asesinada no porque espió a los alemanes sino porque no pudo proporcionar a sus empleadores ningún tipo de información valiosa, por lo que decidieron usarla como chivo expiatorio y dejarla caer, descubriendo correctamente que nadie se perderá una bailarina envejecida convertida en prostituta. De alguna manera, el señor Verloc me recordó a ella. Es una oración fácil por alguien como el Sr. Vladimir. La combinación de tragedias domésticas y personales con esquemas políticos y locura se hizo particularmente bien. El terrorista involuntario es una figura que invoca pensamientos inquietantes e implicaciones preocupantes: no puedo decir cuánto fue la intención del autor, pero es una novela muy interesante.


Se supone que los agentes secretos deben luchar contra los terroristas, no convertirse en terroristas, ¿o no? En un momento en que hay pruebas considerables de que algunos gobiernos occidentales (o quienes están detrás de ellos) podrían tener algo que ver con el surgimiento del ISIS, a uno no le resulta difícil creer que los gobiernos puedan usar el terrorismo como medio para sus propios fines, es decir, mantenerse en el poder en cualquier costa. Sin embargo, no son solo los 'gobiernos' y las 'estructuras sociales' los que se examinan y critican en esta novela. Desempleo, falta de dinero, pobreza, esos son los motivos detrás de muchas acciones. Conrad deja en claro que la vida es una carrera de ratas. Aquí no hay lugar para el romanticismo. La desesperada necesidad de permanecer en el poder no se esconde detrás de los funcionarios del gobierno y sus acciones: a veces se tiene la sensación de que nadie es realmente lo que parece ser, todos parecen tener una agenda secreta.

EL AISLAMIENTO Y LA INCERTIDUMBRE

Secretos, secretos, secretos ... ¿Cuánto se esconde una persona promedio? ¿Cuánto nos escondemos de nosotros mismos y de los demás? ¿Cuales son nuestros secretos? Parece que hay muchos 'secretos' en esta novela. Un recordatorio de que, tanto como individuos como sociedad, todos parecemos escondernos mucho. La atmósfera de aislamiento parecía ser particularmente fuerte en este caso. Hay mucha ironía escrita en los diálogos, está muy presente en el discurso entre los personajes y solo fortalece este sentimiento. Además, tenía la sensación de que había más ironía y sarcasmo en The Secret Agent que en otras obras de Conrad, o tal vez había más a la vista, no tan sutilmente entretejidos en la historia como de costumbre. Hablando de eso, esta novela parecía aún más 'oscura' en tono que otras de sus obras. Como siempre, Conrad no rehuye examinar el lado oscuro de la naturaleza humana, ya sea desde un punto de vista individualista o social. El lado siniestro del poder organizado parece tan potencialmente horrible como la locura violenta del anarquismo. Las conversaciones entre anarquistas me helaron la sangre. El hecho de que muchos de ellos (en esta novela) sean figuras patéticas que prefieren hablar en lugar de hacerlo, no los hace menos temibles. La fascinación por la muerte, el deseo de acabar con todo, estas cosas son muy reales. Además, estos sentimientos "de querer que todo termine" también se pueden encontrar en nuestros días. El tipo de ambigüedad moral que prevalece hoy en día es un terreno resbaladizo. El anarquismo florece fácilmente en la tierra fértil de la ambigüedad moral.

LA NARRATIVA, EL RETRATO DE LOS PERSONAJES Y EL FINAL

El ritmo de la novela me fue muy bien. Cuando se trata de Conrad, ya estoy acostumbrado a sus descripciones a veces muy largas. Cuando se trata de describir cada aspecto físico y psicológico de su tiempo, este escritor realmente se toma su tiempo, hasta el punto de que puede distraer la narrativa. No diría que este es un libro "fácil de leer", pero tampoco es terriblemente difícil de seguir.

Me tomó mucho tiempo leerlo, pero para ser justos, no fue culpa de esta novela. No era ni yo ni Conrad, era una enfermedad viciosa con la que estaba luchando y el hecho de haber estado entrando y saliendo de hospitales durante los últimos meses. El único defecto que pude encontrar con la novela es un poco de desequilibrio. Conrad es increíble cuando se trata de dibujar retratos increíblemente detallados de todos sus personajes, pero hubo un momento en que la combinación de la búsqueda profunda del alma y la sucesión de personajes se sintió abrumadora.

Disfruté leyendo este y en su mayor parte la trama parecía estar bien desarrollada. Solo luché un poco cuando llegó la mitad de la novela. A veces incluso tuve problemas para mantener mi enfoque, pero al final valió la pena. El final fue inmensamente poderoso. No esperaba que Conrad escribiera algo tan brutal y naturalista. Las acciones de un personaje femenino (y su transformación completa) me sorprendieron por completo, pero de todos modos, tenía mucho sentido en el contexto de esta triste historia. No quiero decir nada más para evitar los spoilers, pero el final realmente se ajusta al tono sombrío de la novela. Sentí que veía otro lado de Conrad, otro estilo de escritura que es más amargo y naturalista que poético, pero igualmente brillante.

¿Lo recomendaría? Absolutamente. Es una novela original y provocadora, aunque bastante depresiva.
05/11/2020
Clemente Lague

Aunque considero que Conrad es demasiado detallado, este trabajo fue un estudio interesante en el realismo psicológico. El misterio adquiere una forma original a medida que volvemos sobre el mismo período de tiempo a través de diferentes ojos antes de llegar a la conclusión. Un comentario notable sobre la naturaleza humana.
05/11/2020
Pulcheria Ogier

Vale la pena leer este clásico. Esta historia de un matrimonio también cuenta sobre el movimiento anarquista en Londres. Cuando finalmente se realiza un ataque terrorista en el Observatorio de Greenwich, la historia se acelera para contar todas las consecuencias de esta cuenta.

El libro está excelentemente escrito y presta especial atención a la descripción de los personajes y su psicología. Al mismo tiempo, el libro es muy lento, especialmente al principio. Lo daría justo debajo de 4 estrellas
05/11/2020
Jolynn Zahm

El agente secreto (1907) by Joseph Conrad

Que novela. Magnífico.

Increíblemente enrevesada, densa, esporádicamente aburrida, pero también extraordinariamente profética, oscura, bellamente escrita, ocasionalmente divertida, a veces reír a carcajadas, pero, sobre todo, siempre extrañamente convincente.

Esta novela de Londres tiene lugar durante la década de 1880 e involucra a un pequeño grupo de anarquistas en su mayoría ineficaces. Conrad escribe retratos convincentes de estos participantes descontentos. Uno de ellos, Adolf Verloc, es un comerciante con una familia que mantener, a quien también se le paga como agente de una embajada extranjera. El manejador de Verloc lo convence de volar el Observatorio de Greenwich para resaltar los peligros del socialismo y el anarquismo para la clase política de Gran Bretaña. Las cosas van mal y el bombardeo fallido es el trampolín para una narrativa sinuosa que abarca políticos, policías, diplomáticos extranjeros, sociedad de moda, criminales y anarquistas.

El agente secreto Se dice que influyó en el Unabomber, Ted Kaczynski, lo cual es comprensible, especialmente en el personaje del Profesor que es completamente despiadado y despreciativo de la humanidad. Lleva un matraz de explosivos en su abrigo, que puede detonarse a los veinte segundos de haber apretado una pelota de goma de la India en su bolsillo, por lo que todos temen, incluida la policía.

A pesar del título del libro, El agente secreto es amplio y explora una variedad de personajes de una amplia sección de la sociedad y profundiza en los detalles de sus vidas, su motivación y mundo interior, y sus interacciones. Joseph Conrad utiliza esta amplitud para explorar temas como política, vida doméstica, relaciones de género, discapacidad, conveniencia, anarquismo, terrorismo, policía, agencias de espionaje, Londres y el poder. Esta es la mayor fortaleza del libro y, a veces, una ligera debilidad: Joseph Conrad entra tanto en este libro que, si bien es rico en detalles, a veces también es un trabajo bastante duro.

Aunque nunca esperé reír a carcajadas mientras leía El agente secretoSin embargo, hay mucho humor sutil y sutil en la novela y también algunas escenas muy divertidas.

El agente secreto es un libro absorbente y muy profético que, aunque a veces desafiante, es una lectura esencial, sobre todo en cómo predijo muchos de los temas del siglo XX.

5/5
05/11/2020
Lewis Casario

Publicado por primera vez en 1907, esta ficción de espías podría ser una aventura literaria para aquellos que no están familiarizados con el estilo de escritura de Joseph Conrad enriquecido con palabras y modismos aptos y académicos admirables por su escritura como su tercer idioma. De sus 13 capítulos, me pareció confuso leer sus primeros tres cuartos debido a su argumento; sin embargo, seguí leyendo y gradualmente vi la luz alrededor de los capítulos 9-10 en adelante. Luego disfruté leyendo el Capítulo 11 en el que lo bauticé al señalarlo como un capítulo trágico, ya que todos los episodios alcanzaron el clímax de forma horrible e inimaginable.

Curiosamente, solo en el Capítulo 2, Conrad ha seguido usando repetidamente las palabras 'ronco', 'roncamente' para revelar cómo el Sr. Verloc responde a sus empleadores (p. 25) en la Embajada como se extrae a continuación:
- 'I need not say that all my endeavours shall be directed to that end,' Mr. Verloc said, with convinced modulations in his conversational husky tone. ... (p. 15)
- 'Eh? What were you pleased to say?' he exclaimed, with husky resentment. ... (p. 16)
- Mr. Verloc stated huskily that he did. ... (p. 17)
- Mr. Verloc's husky conversational voice was heard speaking of youth, ... (p. 17)
- Mr. Verloc tried to exculpate himself huskily. ... (p. 18)
- 'With a voice like that,' he said, putting on the husky conversational pedal, ... (p. 21)
- 'Don't you try to come over me with your Hyperborean manners,' Mr. Verloc defended himself huskily, ... (p. 22)
- 'In that way I have them all under my eye,' Mr. Verloc interrupted, huskily. ...(p. 25)
- 'My wife.' Mr. Verloc raised his husky voice slightly. ... (p. 31)
- He turned away his heavy eyes, saying huskily: ... (p. 170)
La lista no está completa, creo que todavía quedan algunas que quedan cerca del final. Así que no pude evitar pensar si el novelista disfruta de los juegos de palabras o, con mi respeto, posiblemente se quede sin sus sinónimos, lo que es impensable para sus admiradores lectores. Esa es mi humilde declaración y, estoy seguro, todavía disfrutamos leerlo con un estilo tan único.

Solo unas pocas páginas después del comienzo del Capítulo 9, la Sra. Verloc sorprendentemente anima a su esposo a dejar que Stevie su hermano vaya con él y podemos ver cómo reacciona a partir de este extracto:
...
In the afternoon of the same day, as Mr. Verloc, coming with a start out of the last of a long series of dozes before the parlour fire, declared his intention of going out for a walk, Winnie said from the shop:
'I wish you would take that boy out with you, Adolf.'
For the third time that day Mr. Verloc was surprised. He stared stupidly at his wife. She continued in her steady manner. The boy, whenever he was not doing anything, moped in the house. ...
...
'He'll lose sight of me perhaps, and get lost in the street,' he said.
Mrs. Verloc shook her head competently.
'He won't. You don't know him. That boy just worships you. But if you should miss him -- '
Mrs. Verloc paused for a moment, but only for a moment.
'You just go on, and have your walk out. Don't worry. He''ll be all right. He's sure to turn up safe here before very long.'
This optimism procured for Mr. Verloc his fourth surprise of the day.
... (pp. 169-170)
Creo que esta parte es el punto de inflexión debido a su aliento misteriosamente concebido y desconocido para los lectores; sin embargo, podemos adivinar que algo horrible sucederá como dictado por el destino que lleva a una hermana tan desconsoladamente afligida en el 'capítulo trágico' como se narra de la siguiente manera:
...
Winnie, at the shop door, did not see this fatal attendant upon Mr. Verloc's walks. She watched the two figures down the squalid street, one tall and burly, the other slight and short, with a thin neck, and the peaked shoulders raised slightly under the large semi-transparent ears. The material of their overcoats was the same, their hats were black and round in shape. Inspired by the similarity of wearing apparel, Mrs. Verloc gave rein to her fancy.
'Might be father and son,' she said to herself. ... (p. 170)
Además, me gustaría ver su aparente clímax, es decir, la muerte del Sr. Verloc de la que Conrad ha narrado sutilmente hasta que sus lectores apenas saben o se dan cuenta de cuándo se hace horriblemente. ¿En sangre fria? No estoy seguro de dar un veredicto, que debería dejarse a la autoridad del Ministerio de Justicia o de los responsables. Podemos estar de acuerdo en que el motivo principal se refiere a Stevie asesinada por "la explosión prematura" (p. 211), cuya muerte finalmente sorprendió a su hermana, la Sra. Verloc, y también destrozó inexplicablemente su vida. Igualmente afligido por el accidente, Verloc hace todo lo posible para consolar a su esposa, cuya respuesta similar a la de un robot nos entristece, algunos extractos del Capítulo 11 citan de la siguiente manera:
Mr. Verloc walked behind the counter of the shop. His intention was not to overwhelm his wife with bitter reproaches. Mr. Verloc felt no bitterness. ... Nothing could be helped now. He said:
'I didn't mean any harm to come to the boy.'
... (p. 210)

... Mr. Verloc felt the need of talking to his wife.
'It's that damned Heat -- eh?' he said. 'He upset you. He's a brute, blurting it out like this to a woman. I made myself ill thinking how to break it to you. I sat for hours in the little parlour of Cheshire Cheese thinking over the best way. You understand I never meant any harm to come to that boy.'
... (p. 211)

Mrs. Verloc, turning her head slowly, transferred her stare from the wall to her husband's person. Mr. Verloc, with the tips of his fingers between his lips, was looking on the ground.
'Can't be helped,' he mumbled, letting his hand fall. 'You must pull yourself together. You'll want all your wits about you. It is you who brought the police about our ears. Never mind, I won't say anything more about it,' continued Mr. Verloc, magnanimously. 'You couldn't know.'
'I couldn't,' breathed out Mrs. Verloc. It was as if a corpse had spoken. Mr. Verloc took up the thread of his discourse.
... (p. 225)
De hecho, todavía hay más diálogos entre la pareja, pero parece que no llegan a un acuerdo amistoso mutuo, en otras palabras, sospecho que hay algunas palabras, oraciones o comunicación no verbal en algún lugar que denota el colmo que inimaginablemente conduce a la señora Verloc. homicidio como lo demuestra este extracto:
... His wife had gone raving mad -- murdering mad. ... They were leisurely enough for Mr. Verloc to elaborate a plan of defence involving a dash behind the table, and the felling of the woman to the ground with a heavy wooden chair. But they were not leisurely enough to allow Mr. Verloc the time to move either hand or foot. The knife was already planted in his breast. ... (p. 239)
En resumen, para leer esta novela que nos mantiene en suspenso necesita nuestra concentración y familiaridad. No pude evitar preguntarme cuál motivo político inicia la idea de un sabotaje tan despiadado en el Observatorio de Greenwich en Londres. Como agente secreto, no como espía, Verloc tiene que trabajar contra el complot de la bomba, pero la suerte no está de su lado.
05/11/2020
Chapen Schrubbe

Mi primer Joseph Conrad. Al igual que Clarice Lispector, nació en Ucrania pero se crió en otro lugar (Polonia, en el caso de Conrad).

La impresión que me dejó este libro es que Conrad no solo era un narrador talentoso con profundos conocimientos psicológicos, sino que también era el tipo de persona que puede estallar con un lenguaje poético y melodioso incluso en cosas tan insignificantes como un taxista mirando algunas piezas de plata entregadas a él por un pasajero como pago por un viaje:

"El taxista miró las piezas de plata que, apareciendo muy minuciosamente en su gran y mugrienta palma, simbolizaban los resultados insignificantes que recompensan el ambicioso coraje y el trabajo de una humanidad cuyo día es corto en esta tierra del mal".


El escenario, por supuesto, fue a principios del siglo XX, en Londres, esta novela se publicó por primera vez en 20. El taxista aquí no es el taxista que conocemos hoy. "Cabina" aquí es una caja conducida por un caballo. Pero piénsalo por un momento. Digamos que acaba de tomar un taxi y, llegando a su destino, le paga al conductor con varias notas, guarda el cambio, gracias. ¿Alguno de esos taxistas diría alguna vez, mirando las notas, que "simbolizan los resultados insignificantes que premian el ambicioso coraje y el trabajo de una humanidad cuyo día es corto en esta tierra del mal"? ¿Puede alguno de nuestros escritores actuales crear un personaje pasajero como ese que pensaría de esa manera? Yo creo que no. Ya no tenemos un Conrad entre nosotros.

Ahora, nunca tenga la idea de que esta es solo una de esas novelas altisonantes con expresiones aireadas que aburre a los lectores hasta la muerte o les causa dolores de cabeza debido a su oscuridad sin historias. Aquí hay una parte de la trama y sus personajes principales:


1. El agente secreto - Sr. Verloc. Un terrorista inglés que trabaja en secreto para un gobierno extranjero y frecuenta su embajada en Londres. Como tapadera, mantiene una pequeña tienda que vende materiales pornográficos y condones;

2. La esposa: la señora Verloc o Winnie. Mucho más joven que el señor Verloc, que no era su verdadero amor (era inaceptable para la familia de su verdadero amor), pero se casó con él porque era básicamente un buen hombre y un excelente proveedor, y estaba dispuesta a asumir incluso los siguientes dos personajes: ;

3. El hermano: Stevie, el hermano menor de Winnie, retrasado mental, con un impedimento del habla difícil de entender, pero en el fondo es un buen chico con un profundo sentido de compasión;

4. La madre: la madre de los hermanos, vieja y cojera. Ella amaba a sus hijos y está muy preocupada por el futuro de Stevie.


La Esposa y la Madre tienen un gran respeto y gratitud hacia el Agente Secreto por mantenerlos a todos, incluso si él realmente tiene una obligación con uno (su esposa). Esto, nunca dejan de inculcar sobre la débil mente del Hermano que, debido a esto, adora al Agente Secreto como un semidiós. El Agente Secreto, por otro lado, aprecia a su esposa y, dado que no es una persona malvada, no le molesta la presencia del Hermano y la Madre, sino que, en el mejor de los casos, es indiferente a ellos.

Un día, la Madre sale de la casa y decide pasar el resto de sus días restantes en una institución de caridad. Ella piensa esto en el futuro de su hijo (Stevie), con su discapacidad mental incurable. Ella razona que con una boca menos para alimentar, al Agente Secreto le resultará más fácil mantener a su hijo y nunca lo abandonará.

Más tarde, el Agente Secreto, alentado por la Esposa, comienza a llevar al Hermano con él en sus frecuentes, largas y misteriosas caminatas. Una vez, cuando la Esposa los ve irse, ella dice a sí misma contenta y pacífica: "son como padre e hijo".

El agente secreto, sin embargo, recibió una misión secreta de sus patrocinadores. Se le indica que coloque una bomba en un observatorio y explote. Sin tener la intención de dañar al Hermano de ninguna manera, decide usarlo para la misión. Él cree que podría usar este simplón para llevar la bomba dentro del observatorio, dejarla allí y luego regresar antes de que explote en 15 minutos. Si lo atrapan, la policía no podrá sacar nada de su discurso inconexo e inconexo. Además, el niño no sabría que llevará una bomba. Entonces lo ensaya cuidadosamente varias veces.

Llega el fatídico día, la mente del Hermano demostró ser incapaz de actuar de acuerdo con el procedimiento que había practicado muchas veces con el Agente Secreto. La bomba explota en sus manos. La policía recogió sus restos con una pala.

Ahora, digamos en este punto que Joseph Conrad murió y dejó esta novela sin terminar. Luego se le encomendó completarlo para una versión de película, Goodreads descubrió su estilo de escritura tipo Conrad a través de sus prolíficas reseñas. ¿Cómo terminarías la historia? Aquí está la Madre, que amaba mucho a su hijo, y que acababa de hacer un sacrificio personal por su futuro. Aquí está la esposa, ferozmente amorosa y leal a su indefenso hermano pequeño, ¿qué le harías hacer para un final apropiado de esta gran trama? El Agente Secreto, cometiendo un error horrible, ¿cómo escribirías su inevitable confrontación con su esposa, la hermana del niño que involuntariamente convirtió en una masa de carne y entrañas en un parque?
05/11/2020
Johnsson Nargish

pensé que El agente secreto era un perfil genuinamente fascinante de la sociedad moderna de Londres (con lo que me refiero a 1905), y descubrí que la imagen de Conrad de la sociedad impulsada por el interés personal y la lujuria por el poder político es increíblemente moderna (con lo que me refiero a 2008) en su profundo pesimismo y visión escéptica de la naturaleza humana. Conrad nos presenta un amplio espectro de personajes, desde esposas leales y taxistas empobrecidos hasta policías y anarquistas activistas, cada uno de los cuales está motivado para desempeñar su papel social particular por su propio interés. La política influye en todo y todos tienen motivos ocultos.
La trama central es el sueño de un teórico de la conspiración: una embajada extranjera ordena a uno de sus agentes encubiertos, conocido en Londres como Verloc, que organice una explosión en Londres para justificar a la embajada sus esfuerzos antirrevolucionarios en el extranjero. El cálculo frío con el que se planea este acto de terrorismo, con el fin de ayudar al gobierno al máximo efecto, es genial, goteando con desprendimiento irónico:

"Una indignación de bomba para tener alguna influencia en la opinión pública ahora debe ir más allá de la intención de venganza o terrorismo. Debe ser puramente destructivo. Debe ser eso, y solo eso, más allá de la más mínima sospecha de cualquier otro objeto. Ustedes anarquistas deben hacer está claro que estás perfectamente decidido a hacer un barrido limpio de toda la creación social, pero ¿cómo llevar esa noción terriblemente absurda a las cabezas de las clases medias para que no haya ningún error? ... Dirigiendo tus golpes a algo fuera de las pasiones ordinarias de la humanidad es la respuesta. Por supuesto, hay arte. Una bomba en la Galería Nacional haría algo de ruido. Pero no sería lo suficientemente grave. El arte nunca ha sido su fetiche ... Habría algunos gritando, por supuesto, pero ¿de quién? Artistas, críticos de arte y cosas así ... Nadie se preocupa por lo que dicen. Pero hay aprendizaje, ciencia. Cualquier imbécil que tenga algunos ingresos cree en eso. sabe por qué, pero él cree que importa de alguna manera ... Todo el día Los profesores de mned son radicales de corazón. Hágales saber que su gran panjandrum también tiene que irse, para dar cabida al Futuro del Proletariado ... Su indignación estaría por encima de la sospecha, sin intereses materiales abiertamente en juego, y alarmará el egoísmo del clase que debe estar impresionado. Creen que de alguna manera misteriosa la ciencia es la fuente de su prosperidad material ... Y la ferocidad absurda de tal manifestación los afectará más profundamente que la destrucción de una calle entera, o un teatro, lleno de su propia tipo."

Este plan de bomba perfecto sale mal y cuando se nos presenta una imagen de cómo se ven afectadas las vidas del Sr. Verloc y su familia y asociados, podemos ver claramente cómo todos luchan por la autoconservación y cómo cada movimiento que hacen es cuidadosamente calculado para garantizar la mayor ventaja para ellos mismos.
Esta visión negativa de la humanidad se extiende también a las descripciones físicas de Conrad de sus personajes. Nos deleitan con descripciones largas y alegremente feas de las horribles gárgolas que pueblan Londres. Los detalles grotescos captan la imaginación y hábilmente caricaturizan el sucio pozo negro urbano que nos presenta Conrad.

Probar esto para el tamaño:

"Sus orejas planas y grandes se separaron ampliamente de los lados de su cráneo, que parecía lo suficientemente frágil ... para aplastarse entre el pulgar y el índice; la cúpula de la frente parecía descansar del borde de las gafas; las mejillas planas, de un la tez grasienta e insalubre estaba simplemente manchada por la miserable pobreza de un delgado bigote oscuro. La lamentable inferioridad de todo el físico se hizo ridícula por el porte supremamente seguro de sí mismo del individuo. Su discurso fue breve, y tuvo un impacto particularmente impresionante manera de guardar silencio ".

O esto:

"Cuando se levantó dolorosamente, el empuje hacia adelante de una mano flaca y deformada por hinchazones gotosas sugirió el esfuerzo de un asesino moribundo que invoca toda su fuerza restante para una última puñalada".

Conrad comienza el Capítulo 3 haciendo que uno de sus personajes haga esta declaración: "... Toda idealización hace que la vida sea más pobre. Embellecer es quitarle su carácter de complejidad, es destruirlo". y él usa claramente este texto para presentar una visión enormemente compleja de Londres, si la fealdad puede proporcionar una medida decente.

El libro es fascinante e inteligente y creo que resonaría con los lectores de hoy en día de manera fuerte y clara, especialmente en nuestro contexto político actual, donde no hay duda de que las acciones del gobierno de los Estados Unidos están motivadas exclusivamente por el interés propio y la lujuria por el poder. . Sin mencionar el hecho de que tiene la estructura de un thriller político y la acción es convincente y emocionante.
Me siento un poco tonto diciendo que recomendaría este libro porque es un clásico moderno, y miles de personas antes que yo han confirmado que vale la pena con más autoridad e inteligencia, pero lo recomiendo de todo corazón. Es una muy buena lectura.
05/11/2020
Palgrave Guimaraes

* El compartidor secreto *

La primera vez que leí a Conrad y, francamente, me encantó todo este pequeño libro. ¿Ciertamente leeré más del trabajo de Conrad en el futuro?
05/11/2020
Effy Alhameed

Segundo libro consecutivo que aparece en el plan de estudios de la escuela secundaria estadounidense y esta vez tengo que preguntarme qué están tratando de lograr los educadores al enseñarlo. El texto es muy denso y no puedo imaginar que muchos adolescentes obtengan algo de esto cuando se lo impongan. Sin duda, Conrad puede contar historias y conoce las palabras para contarlas, pero Jesús ha inspirado la crítica menos impresionante que he sentido la necesidad de escribir. Página tras página de despotricaciones políticas, no, gracias. Lo siento, Daniel, podría ser una de tus novelas favoritas, pero mis gustos literarios son un poco menos victorianos.
05/11/2020
Tempa Halyard

Empecé este libro durante un proyecto de citas rápidas y decidí tratar de terminar todos esos libros con los que salí y decidí conservarlos y terminarlos antes de finales de 2015.

El propio Conrad tuvo que defender este libro ante los críticos: no es su estilo habitual, no entendieron el contexto, etc. Hay una breve introducción en mi edición de Conrad que intenta justificarlo, pero para mí fue un justificación que no necesitaba.

Publicada en 1907, la historia central de esta novela corta (pero increíblemente densa) es un esquema de bombardeo que salió mal. Los anarquistas (organizados, ja) están apuntando al Observatorio de Greenwich, pero en cambio, un hombre con una bomba explotó en un parque. El comisionado asistente y el inspector jefe intentan resolver el caso, y la acción parece circular por una pequeña tienda en una calle oscura.

Hay algunos problemas con el texto para mí. Conrad escribe con tanta densidad que se necesita un esfuerzo real para desenredar lo que realmente está sucediendo. El ritmo es confuso para la primera mitad, ya que conocemos a muchas personas que pueden o no descubrir algo más tarde. Entiendo la mala dirección pero parece excesivo. Dedica un gran esfuerzo a describir personajes obesos que durante un tiempo pensé que la lección sería no descartar a las personas gordas (porque no son todos idiotas, ¿entiendes?) Era un poco desconcertante. El libro gira alrededor de un rato, pero la segunda mitad es mucho más interesante. Y si piensa en el momento de esta historia, justo antes de que la revolución bolchevique golpee al mundo, Conrad puede estar ofreciendo una pequeña advertencia. Uno de sus anarquistas le dice a otro: "¡A la destrucción de lo que es!" y esta parece ser la línea más escalofriante de toda la novela.
05/11/2020
Ruiz Mallicoat

De hecho, pensé que el primer capítulo era la perfección. Entonces, ¿cómo pudo el creador de ese capítulo haber producido el segundo capítulo, permitiendo que todo lo que había construido fuera devastado por los adverbios? ¿Conrad usó su jugo Spidey? ¿O estaba ahorrando su talento para los esfuerzos posteriores, creyendo que un capítulo sólido sería suficiente para calmar al lector a la idolatría? No lo entiendo
05/11/2020
Petty Chinchilla

Conrad puede ser notablemente profético: hay tantas líneas aquí que me hicieron pensar en el 9 de septiembre, Al Qaeda y nuestro conflicto contemporáneo en Afganistán. "La locura sola es realmente aterradora", escribe, "en la medida en que no se puede aplacarla ya sea por amenazas, persuasión o sobornos". Más tarde escribe: "No había reglas para tratar con los anarquistas".
05/11/2020
Landmeier Kafel

Tratar de decidir si te gustó un libro puede convertirse en un proceso complicado. Oh, no por algunos libros. Algunos libros te atrapan rápida y astutamente y se mezclan con tu realidad y te susurran durante el día cuando se supone que estás trabajando, conduciendo o corriendo. Pero hay algunos libros obstinados; libros que casi parecen desafiarte a dejarlos y pasar a otra cosa. De Conrad El agente secreto me afectó de esa manera. Leí la Introducción, la Bibliografía selecta, la Cronología y el prefacio del Autor y estaba muy intrigado. Me encantó aprender sobre los paralelos en la historia con los eventos en la vida del autor. Me gustó ver qué eventos históricos estaban ocurriendo durante el tiempo que Conrad trabajaba en el Congo belga. Disfruté leyendo acerca de cómo se le ocurrió al autor la idea de la historia: alguien había intentado volar el Observatorio de Greenwich y en su lugar se hizo pedazos. Y un amigo de Conrad observó: “Oh, ese tipo era medio idiota. Su hermana se suicidó después ".

El agente secreto es un hombre llamado Sr. Verloc. Se casó con una mujer que cuida a su madre inválida y su hermano "no del todo correcto". Winnie Verlock se ha conformado con esta existencia. Su esposo dirige una tienda que vende píldoras de potencia masculina y porno suave. No hace muchos negocios, pero Winnie no hace preguntas y tolera la vida. De repente, su vida se ve interrumpida cuando un oficial llega a la casa con un paño con su dirección escrita, que fue tomada del cuerpo que fue volado en un millón de pedazos y tuvo que ser recogido con una pala después de que una bomba lo desintegrara. que estaba destinado al Observatorio de Greenwich. Su hermano está desaparecido y se le ocurre que su hermano llevaba puesto el abrigo con la dirección de tela cosida. Su esposo es responsable del asesinato de su hermano.

Es una historia bastante simple y directa y una que no debería tomar mucho tiempo para contar. Pero después de conocer a Winnie, a Adolf, a Stevie y al Sr. Vladimir, tenemos que tener una conversación tras otra entre el Sr. Verloc, el agente secreto y el Primer Secretario de la Embajada y el Sr. Vladimir y otros personajes turbios, y encontraría Yo mismo estaba muy desconectado y en lugar de escapar de la realidad con mi libro, estaría resolviendo algún enredo de trabajo o planeando la cena o (peor que nada) cantando en silencio un pequeño segmento inane de alguna melodía pop. Descubrí que no me importaba si este era uno de los primeros libros sobre un acto terrorista. Toda la interesante conversación que tuvo lugar anteriormente en el libro sobre cómo los anarquistas deben dejar en claro que están "decididos a hacer un barrido limpio de toda la creación social" al "dirigir [sus:] golpes a algo fuera de las pasiones ordinarias de la humanidad "Que me había intrigado tanto al principio, de repente se olvidó y me importó mucho más el extremo dividido que acababa de ver o quién conducía en ese ruidoso auto". En resumen, el libro se volvió muy tedioso y perdí cualquier preocupación por los personajes o por el resultado.

Pero luego me encontraba pensando en El agente secreto durante el día. Me pregunto sobre el novio anterior de Winnie, el carnicero, cuyo padre se negó a dejar que se casara con Winnie porque ella vino como un paquete con una madre inválida y un hermano medio ingenioso. Trataría de decidir si pensaba que Stevie era autista. O tropezaría con una oración como esta:

Hizo una pausa, y un gruñido alzando sus bigotes por encima de un brillo de dientes blancos le dio la expresión de una bestia reflexiva, no muy peligrosa: una bestia lenta con una cabeza elegante, más sombría que un sello y con una voz ronca.

Y preferiría tener esa frase rebotando en mi cabeza que tener el coro parcial de alguna canción de Kate Perry. Más sombrío que un sello! Hombre, me encanta esa frase! Estoy casi tentado de darle al libro Dang 4 estrellas solo por esa referencia de sello. Pero entonces, no, no puedo, tengo un recuerdo demasiado intenso de apenas leer 2 párrafos antes de que mis ojos comenzaran a cerrarse y mi conciencia pensara que comenzó a fusionarse con la del mundo de los sueños y me quedaré con un tres estrellas clasificación. Pero le recomendaré que lea este libro de 1907 sobre terrorismo político.
05/11/2020
Nerte Anoceto

esta es una relectura, elegida porque era una pequeña copia de tapa dura y cabía en mi bolsillo interior para poder leer en el tren (¡autobús de reemplazo!) en un viaje a la gente. En el momento en que releí de todos modos, la última vez fue para el nivel 'A' en 1973. La copia que tengo es una copia de la escuela también (de 1960), y tiene líneas dobles al lado de los párrafos que dicen 'IRONY' y otros 'DESCRIPCIÓN' - Me alegra que me lo hayan dicho, no lo habría sabido.

Leí las páginas c100 en el viaje de ida y vuelta y es tan bueno como recuerdo, aunque pensé que la explosión se produjo más adelante en el libro, fue casi el clímax, pero llega muy temprano ...

..fantástico. OK, hubo una pequeña pausa a mitad de camino donde hay muchas reuniones en las salas de juntas y oficinas, los hombres pontificando, aunque animados por descripciones tan maravillosas como Sir Ethelred abrió una boca ancha, como una caverna, en la que la nariz aguileña parecía ansiosa por mirar; de allí salió un suave sonido de rodadura, como el de un órgano distante con el desprecio de la indignación.

Además, como señala este libro, Conrad hace ocasionales errores gramaticales (por ejemplo, "constante como una roca" en lugar de "como"). Recuerdo que mi maestro de nivel "A" dijo que tenía un estilo "florido", no del todo aprobado, pero me encantó. Recuerdo haber aprendido nuevas palabras como "encarcelamiento" (vengo de una bonita casa sin libros) y "hperboreano". También me encantaron (y todavía me encantan) las imágenes vívidas: la sombra de Winnie en el techo y el sombrero vuelto hacia arriba son dos que se han quedado atrapados durante los 40 años desde que lo leí; Londres como un personaje sibilante, corrupto y ensordecedor (a la Dickens): la enorme ciudad dormita monstruosamente sobre una alfombra de barro bajo un velo de bruma cruda. Y, por supuesto, los personajes reales: el indolente Verloc; El profesor misantrópico que tiene una bomba atada a él en todo momento. Stevie Y sobre todo Winnie. Es el libro de Winnie al final, se trata de los problemas de amar en un mundo brutal y / o conveniente. Sobre alguien despertando para encontrar el mundo no como pensaban, y demasiado para soportar. Cinco grandes estrellas
05/11/2020
Aalst Renk

Los terroristas acechan a Londres y, ¿adivina qué? Son un lote bastante patético. Sin embargo, de alguna manera su patética los hace más aterradores porque los hace más humanos. Estos no son supercriminales omniscientes, sino hombres tristes y en su mayoría ordinarios cuyos roles como agentes autodenominados de cambio social violento los hacen sentir importantes y superiores a los peones ajenos a su alrededor (y por lo tanto capaces de ignorar o descartar el daño que les hacen) . La historia de Conrad sobre un complot terrorista para hacer estallar el Observatorio de Greenwich a fines del siglo XIX (el libro fue escrito en 1907 y basado libremente en un incidente real) es fascinante y extrañamente moderno a pesar de su entorno victoriano tardío. También juega algunos juegos narrativos interesantes con cronología y la comprensión del lector de lo que está sucediendo.
05/11/2020
Kus Legler

Al igual que sus colegas escribas geniales, E. Bronte y Dostoievski, Joseph Conrad nos sumerge en los oscuros pantanos nietzscheanos del alma humana. Se atreve a mirar hacia el abismo y alcanza inquebrantablemente, agarrando a los monstruos dentro de nosotros. Con sus hábiles manos, a la luz ardiente de su visión y palabras, Conrad nos sostiene frente a nosotros mismos.

Winne Verloc, como Kurtz, tiene un elenco vívido. Ella es un resplandor blanco y caliente de brillantez. Conrad la representa con un tono cristalino. Ella parece haber sido extraída de Ofelia, inocente, pero sin saberlo cómplice, y culpable por asociación. La anti-heroína de Conrad se ve envuelta en la locura, la codicia y el orgullo de sus relaciones. Este es claramente el mundo de un hombre, y este mundo come almas, cuerpos, corazones y mentes, independientemente de su género, clase, disposición y nacionalidad. En el corazón del imperio cuyo sol supuestamente nunca se pone, la ciudad escupe las entrañas de este torbellino de ideales mezclados, morales retorcidos y difuntos y agendas bajas.

Las escenas con Mr & Mrs Verloc palpitan. Conrad sabe hábilmente cuándo reducir el ritmo de su narrativa y ampliar la exposición para darnos entrada a los corazones y las mentes de los esposos. También intuye exactamente cuándo acelerar, y vemos que la acción y el pensamiento chocan en explosiones precisas.

Aunque Conrad nunca es fácil de leer, los pasajes con personajes secundarios, como Vladimir e Inspector Heat, son particularmente oscuros, confusos y difíciles de seguir. No entendemos quién está haciendo qué o por qué. Solo en la tienda de Verloc Conrad pone todas sus cartas sobre la mesa, para que sepamos exactamente lo que está en juego: el corazón y el alma de la humanidad.
05/11/2020
Myrwyn Severt

realmente tedioso Sé que muchos lo consideran como un clásico, pero encontré que cualquier historia que hay allí está inundada de detalles extraños, confusos divagaciones políticas y reflexiones paralelas que parecen no estar relacionadas. tal vez no soy lo suficientemente inteligente como para 'entenderlo' ...

Deje una calificación para El agente secreto