Página de inicio > Misterio > Crimen > Ficción > El guardián de las causas perdidas Evaluación

El guardián de las causas perdidas

The Keeper of Lost Causes
Por Jussi Adler-Olsen Lisa Hartford,
Reseñas: 29 | Evaluación general: Bueno
Premiado
11
Bueno
14
Promedio
2
Malo
1
Terrible
1
Carl Mørck solía ser uno de los mejores detectives de homicidios de Copenhague. Luego, una lluvia de balas destruyó la vida de dos policías compañeros, y Carlwho no desenvainó sus armas. Entonces una promoción es lo último que espera. Pero el Departamento Q es uno de los departamentos, y Carls obtuvo solo una pila de casos más fríos de Copenhague para la compañía. Sus colegas se ríen, pero Carl puede tener

Reseñas

05/11/2020
Franza Belvin

Entonces Stieg Larson me ha llevado al mundo de los detectives escandinavos. Jussi Adler-Olsen ha creado un detective maravillosamente extraño en Carl Morck, que está tan dañado mentalmente que el departamento de policía de Copenhague lo ha criticado profundamente en la unidad de investigación de un solo hombre, Departamento Q. Su trabajo es descongelar casos fríos. Y lo hace brillantemente con la ayuda de un compañero fascinante, Assad, un inmigrante sirio con una maleta de habilidades misteriosas. Juntos descubren lo que le sucedió a un político popular desaparecido. Te recomiendo que incluyas tu tiempo de lectura con el responsable de las causas perdidas. No se perderán horas.

- Sherry Roberts, autora del Libro de la Misericordia y la Casa de Maud
05/11/2020
Prakash Goffer

¡Hey Mira! Otro detective maleducado con un "loco" ex. Me pregunto si ha experimentado algún trauma previo en el cumplimiento del deber. Oh, el tiene. Me pregunto si es un paria en su departamento. Oh, el es. Me pregunto si él ignora el protocolo y supera los límites. Oh, el lo hace. Me pregunto si todos los personajes femeninos se definen repetidamente por su apariencia física o presunta sexualidad. Oh, ellos son ¡Fantástico! Ahora tengo algo que puedo recomendar a los lectores interesados ​​en clichés, sexismo y misoginia.
05/11/2020
Sello Hillered

¿Quién es él realmente?

¿Qué hay en el agua escandinava? Hay tantos misterios buenos que aparecen recientemente por escritores escandinavos. ¿Por qué ahora se están traduciendo al inglés? No creo que me haya encontrado con un mejor dúo de detectives que Carl, un policía de muchos años de experiencia, y su compañero Assad, a quien supuestamente contrató para limpiar la oficina. Assad dice que es un emigrante de Siria, donde solía ser taxista, pero parece tener habilidades que no muchos taxistas podrían reclamar. Es capaz de examinar y descifrar documentos con la ayuda de amigos con habilidades especiales pero sin nombres. Y lo hacen con mayor rapidez y precisión que el departamento de policía. Él usa su encanto para obtener la ayuda y la lealtad de sus compañeros de trabajo donde falla el malhumorado Carl. Se da cuenta y recuerda cosas que Carl echa de menos. Las partes más divertidas son cuando Carl subestima a Assad, aunque es comprensible debido a las habilidades locas de Assad de aparecer como un encantador desventurado con una amplia sonrisa dentada. Es una manera perfecta para que él se esconda a plena vista. Siempre está alegre, silbando o cantando mientras frega la oficina y luego deja caer una pista que explota el caso. Este libro trata más sobre el viaje y menos sobre el final. De hecho, Adler-Olsen te deja ver el final probable justo cuando se abre la historia, pero hay muchos giros y vueltas en el camino que te impulsan a seguir pasando las páginas. En mi opinión, esto no está en la categoría de "Chica con el tatuaje del dragón" de Larsson, pero es inmensamente entretenido.
05/11/2020
Lisk Squier

Lo siento mucho, simplemente no fue tan bueno. Las personas que llaman a esto el próximo "Tatuaje de la chica del dragón" se equivocan de muchas maneras.

Primero, la escritura simplemente no es buena. El diálogo es rígido en el mejor de los casos y, a veces, completamente ridículo. De hecho, me reí de algunas de las cosas que decían los personajes. Y no se suponía que fueran graciosos. No sé cuánto de esto es atribuible a la traducción, pero necesita trabajo. Mucho de eso.

En segundo lugar, el protagonista es un imbécil. Y no un gilipollas simpático. No es el tipo de raíz. Es un gilipollas (¿qué haces aún casado con tu esposa y pagando por su mierda? ¡Divórciala! DIVORCIO. ELLA. ¿Qué estás pensando, imbécil?). El hombre es completamente irrelevante y ni siquiera tiene el borde de la brillantez para empujarlo hacia un territorio de respeto a regañadientes. Es perezoso y bastante lento en la absorción (¡gracias por poner todo en orden, conveniente compañero!). Saludé sus problemas con un rotundo "meh". Si quieres mejorar, haz un esfuerzo. Si no lo haces, deja de quejarte. Mi simpatía es profunda y amplia, pero no para ti.

Tercero, el giro de la trama no fue un giro. ¿Se suponía que debía ser? Porque adiviné quién era el tipo atractivo y quién sostenía a Merete en el tercer capítulo. No fue un tramo. No fue sutil. No trates de hacer esto como una especie de borde de tu asiento si vas a explicar el misterio como si fuera una especie de libro de misterio de la escuela primaria. Sé quien lo hizo. Todo lo que hace es enojarme aún más porque la policía no puede resolverlo.

No voy a leer más de esto. A limpiar mi paladar con una nueva lectura de Steig Larson.
05/11/2020
Abrahan Roelofs

Debo confesar que lentamente me estoy volviendo adicto a esta serie. Despues de leer La chica colgante Con sed de pasión, sabía que tenía que regresar a la biblioteca y sacar a otro Jussi Adler-Olsen. "El guardián de las causas perdidas" es el libro que presenta a los lectores a Carl Morck y su asistente Assad.

Después de lidiar con un ataque vicioso contra su equipo que dejó a un miembro del equipo muerto y al otro paralizado, Carl regresa al departamento de homicidios. Sin embargo, muchos de sus colegas y supervisores no están ansiosos por ver su regreso. El tiempo oportuno es una táctica política para resolver más casos sin resolver dentro del departamento de policía danés. Carl se encuentra el nuevo director del "Departamento Q" y se exilió al sótano con una caja de casos sin resolver.

Pronto Carl recibe a Assad, un refugiado político presuntamente de Siria. Al principio, Carl es resistente a cualquier tipo de ayuda, pero pronto él y Assad encuentran su primer caso intrigante. El caso de una joven política que se ahogó o se suicidó hace cinco años, pero el cuerpo nunca fue recuperado. Mientras que muchos dicen rápidamente "caso cerrado", Carl se muestra convencido de que puede resolver este caso ... porque ella todavía podría estar viva.

Me encantó el malhumorado Carl con su vida caótica y disfruté especialmente la relación entre Assad y Carl. La acción de golpe de pulso y un caso muy intrigante hacen una lectura emocionante.
05/11/2020
Willow Mcinvale

Justo lo que necesita un amante misterioso! Otra excelente serie descubierta. He oído hablar de la serie del Departamento Q por algún tiempo, pero nunca llegué a los libros. Luego, mi sobrina me dio una copia de la primera de la serie y aproveché un período de recuperación después de la cirugía de hombro para sumergirme en este nuevo mundo. Y valió la pena.

Carl Mørck es el jefe de este nuevo departamento, un poco de mala gana, ya que se trata de un desastroso último caso de homicidio en el que uno de sus compañeros cercanos fue asesinado, otro resultó gravemente herido y afortunadamente sobrevivió a heridas menos graves. . Volvió al trabajo pero no está seguro de sí mismo ni del mundo. Y ahora tiene un nuevo cargo: trabajar en casos fríos, seleccionar lo que quiere hacer de una pila disponible para él, trabajar solo. Bueno, solo en su oficina del sótano, excepto por este extraño compañero Assad, que es literalmente un experto en todos los oficios.

La trama aquí sigue dos hilos, uno siguiendo el caso frío desde su inicio, y el segundo siguiendo la nueva investigación, así como la vida de Carl y los intentos de resolver todo lo que le ha sucedido. Me gustaron bastante todos los personajes (a excepción de algunos obvios) y aprecié la habilidad del autor en el desarrollo del personaje, así como su habilidad para sacar esos pequeños detalles de un caso criminal que pueden marcar la diferencia.

Definitivamente recomiendo este libro a todos, como yo, que aún no lo hemos descubierto, y planeo continuar con el segundo libro lo antes posible.
05/11/2020
Zeke Pribbenow

Este largo thriller / misterio nórdico ofrece una lectura muy satisfactoria, en su mayor parte. A veces me preguntaba si la traducción al inglés agregaba más palabras. El personaje principal es el detective Carl Morck, cansado pero brillante del mundo, que es relegado a una oficina del sótano (Departamento Q) donde recibe un asistente poco convencional, Assad. Las interacciones divertidas y agradables entre Carl y Assad son las partes más interesantes de la narrativa policial. La trama principal del secuestro de altos funcionarios del gobierno danés que intentan resolver es lo suficientemente útil. El suspenso se desarrolla bien y el ritmo es sólido. No he leído más sobre la serie, pero sospecho que Carl y Assad volverán a coludir para resolver otros casos importantes. Divertido y divertido, justo como quiero al preparar la ficción del género criminal.
05/11/2020
Faruq Kuttner

He tenido este libro para siempre, pero por alguna razón nunca me atrajeron para leerlo. Para completar un desafío de lectura, finalmente lo logré y ¡GUAU!
Este es un libro danés (escandinavo negro) traducido al inglés. Carl Mørck es un oficial de policía que está hastiado debido a un incidente que mató a uno de su equipo y deshabilitó permanentemente a otro. Se siente responsable y odia a todos los que lo rodean. Habiéndose convertido en una espina en el costado de sus compañeros oficiales, surge la oportunidad de apartarlo. Entonces se crea el Departamento Q y Mørck tiene la tarea de revisar los casos sin resolver.
Después de un comienzo lento, el libro despega y emerge un thriller conmovedor. Puedo recomendar encarecidamente este libro que muerde las uñas pero que todavía se cuenta con un humor maravilloso y que también logra llorar con algunas observaciones emocionales.
Estoy seguro de que esto atraerá a cualquiera que haya disfrutado de la serie Jo Nesbø's Hole.

PD: esto también está disponible a través de Amazon, retitulado como 'Mercy'
05/11/2020
Lebna Pipper

Cuando comience la primera página de 'El guardián de las causas perdidas', comience a cocinar la primera bolsa de palomitas de maíz para microondas. Para cuando la segunda bolsa de palomitas de maíz esté lista para comer, este libro finalmente estará listo para entretener. Comienza lento.

Carl Morck es un buen detective, pero actualmente ya no tiene habilidades con la gente, en 2007, no es que esa fuera su fortaleza personal en primer lugar. En cambio, posee una habilidad intuitiva combinada con una metodología obstinada en el arte de detectar, perfeccionada por 25 años en la fuerza policial de Copenhague, con 10 años en Homicidios.

El jefe de homicidios, Marcus Jacobsen, su jefe, afortunadamente, todavía apoya a su maleducado y grosero empleado misógino, que sobrevivió a una emboscada mortal; y Jacobsen protege a Morck incluso cuando trata de aislarlo de sus compañeros y superiores.

Cuando se abre el libro, Jacobsen tiene al resto de su personal trabajando en el asesinato de un ciclista, pero ha metido a Morck en la alta dirección de una especie, una promoción, como el nuevo jefe de un nuevo departamento, Departamento Q, dedicado a ' casos especiales ', incluidos los antiguos sin resolver. Morck no está contento con su promoción, y decide pasar sus días durmiendo en su escritorio, con los pies apoyados en las pilas de viejos archivos de casos.

Morck está aún más descontento cuando se le asigna un enérgico asistente y conductor musulmán, Hafez el-Ahmed, un inmigrante de Siria con un pasado misterioso. Sin embargo, Morck descubre que todavía puede sentir algo cuando se siente avergonzado por la ética y energía de trabajo superiores de Ahmed. Cuando Ahmed sugiere explorar la desaparición de Lynggard casi 5 años antes, Morck finalmente comienza una investigación.

Merete Lynggaard, vicepresidenta de los demócratas y oradora frecuente en el Parlamento danés, fue una de las favoritas de los medios de comunicación en 2002. Sin embargo, aunque hermosa, talentosa y aguda, tenía penas que mantenía ocultas. (ver spoiler)[Su familia había sido destruida por un accidente automovilístico en el que ella fue un factor contribuyente. Ella había estado peleándose con su hermano menor Uffe en el asiento trasero, causando una distracción mortal para su amado padre, que conducía el automóvil familiar. Desafortunadamente, el accidente también involucró a otra familia a conducir, por lo que su culpa se incrementó. (ocultar spoiler)] Su pasado le había dado a Merete una seriedad más profunda, junto con impartirle una reticencia a los compromisos, excepto a la política. En su trabajo elegido, sin embargo, era respetada y popular.

Pero no todos deben haberla amado. (ver spoiler)[Un psicópata la secuestró en 2002 y la encerró en una celda mientras viva. La ha mantenido viva durante cinco años hasta ahora. Ha decidido un final adecuado que planea poner en marcha, eventualmente. En lo que a él respecta, se está haciendo justicia. (ocultar spoiler)] Hasta donde el mundo sabe, ella desapareció hace casi 5 años bajo circunstancias misteriosas mientras viajaba en un ferry. ¿Se cayó del bote o fue empujada? El departamento Q decide averiguarlo.

Este libro se convierte, eventualmente, en un género divertido leído. Gradualmente crece en energía, misterio y entretenimiento.

A continuación, he incluido parte de mi perfil GR 'Acerca de mí':

“Mis calificaciones son sobre mis sentimientos y sobre el mérito de la escritura. No juzgo la escritura por si todas las comas están en el lugar correcto, o cuántas alusiones literarias hay en la trama. Puedo calificar y calificare a un mal potboiler de cinco estrellas si me quedo despierto toda la noche para terminarlo. Para la mayoría de las novelas de género, mis calificaciones tienen más que ver con el valor del entretenimiento primero, la consistencia de la trama en segundo lugar, el valor literario en tercer lugar. Para las novelas literarias, invierto ese orden. Los libros de no ficción que juzgo por su arquitectura, escritura y hechos.

La mayoría de los libros de ficción tienen agujeros en la trama por los que uno puede conducir un camión. Si no enfatizara la emoción sobre la lógica, mis críticas serían excesivamente engañosas. También elijo ignorar los déficits de trama si la escritura es excelente. Ayuda que disfrute mucho la cultura baja. La literatura de alto nivel, incluso cuando es excelente, a menudo me aburre con su brillo frío ".


Entonces, ya sabes, amable lector, ¿por qué le asigné a esta novela 4 estrellas a pesar del comienzo demasiado lento y los agujeros de la trama!

El autor danés escribe originalmente en danés, y yo soy un lector de habla inglesa, por lo tanto, este es un libro traducido para mí. Como es habitual con las traducciones, hay una rigidez torpe en el idioma inglés en algunas de las oraciones, especialmente en los primeros capítulos, pero no fue demasiado molesto.

Creo que la historia es un poco lenta, ya que lleva tiempo configurar la caracterización y la historia de fondo para los protagonistas. Carl Morck, nuestro héroe de la serie, tampoco es un detective de policía que me gustó mucho, pero para un hombre que había sobrevivido a una emboscada devastadora que mató a varios de sus compañeros detectives, creo que fue pintado con bastante precisión en cuanto al daño emocional que algunos La experiencia de los sobrevivientes después de la muerte de amigos. Su compañero, Ahmed, tiene todo el encanto que le falta a Carl.

El autor Jussi Adler-Olsen establece personajes vívidos e interesantes que supongo que la serie explorará en futuras novelas, mientras introduce en capítulos alternativos, y años, el misterio que está en el corazón de este libro (la trama cambia entre 2002 y 2007). Las dos parcelas tardan mucho en cruzarse, pero cuando lo hace, el libro se vuelve imposible de establecer (ver spoiler)[porque aunque adiviné quién estaba detrás del secuestro a mitad de la historia, ¡tiene una conclusión MUY emocionante! (ocultar spoiler)].
05/11/2020
Obidiah Hofmeister

Esta fue una lectura inesperadamente fabulosa. Entré pensando que sería solo un misterio escandinavo más melancólico. Y lo fue hasta cierto punto. Pero también fue un esfuerzo de suspenso, a veces secamente divertido. Y Carl Morck como protagonista fue muy atractivo.

Carl es un detective de la policía de Copenhague. Regresó a trabajar después de un tiroteo que dejó a su compañero paralizado y otro colega muerto. Donde antes era un investigador duro, ahora le cuesta mucho preocuparse por algo. ¿Cuál es el punto de? Lo que alguna vez fueron irritaciones menores lo fastidian y se nota. Ninguno de sus colegas quiere trabajar con él en nada. Y su jefe, Marcus, está al límite. No puede despedir a Carl (debido a la unión y porque Carl resultó herido) pero tampoco lo quiere en el escuadrón. Cuando el gobierno decide financiar una unidad nacional de investigación de casos fríos que tendrá su sede en Copenhague, Marcus decide "promover" a Carl a un nuevo puesto como jefe del Departamento Q, mientras logra mantener la mayoría de los fondos apropiados del gobierno para su departamento de homicidios

Carl se encuentra en una oficina del sótano con una pila de archivos que no tiene la intención de tocar. Esa intención se deja de lado cuando su nuevo asistente, contratado por la insistencia de Carl como alguien para mantener limpia la oficina del sótano, muestra interés en el número de casos y empuja a Carl a la acción. Assad es un sirio con un dominio incompleto del idioma danés. Pero también demuestra ser inteligente y capaz. Pronto los dos hombres son atrapados en el caso de un miembro electo desaparecido del gobierno, Merete Lynggard. Merete desapareció de un ferry hace cinco años y se presume que se ahogó en algún lugar entre Dinamarca y Alemania. Pero su cuerpo nunca salió a la superficie y, mientras Carl investiga a regañadientes, se da cuenta de que se perdió mucho en la investigación inicial.

El autor intercala la investigación de Carl con capítulos que describen el cautiverio de una mujer desconocida. No es difícil adivinar quién es ella, pero adivinar si Carl la encontrará o no es otra cosa. Me sentía tan tensa por su destino que tuve la tentación de mirar al final para ver cómo salía. Me las arreglé para contenerme y estoy feliz de haberlo hecho porque hizo que la lectura fuera mucho mejor, independientemente del resultado.

Leer como Carl resurge como el detective de policía muy competente que había sido una vez y sus interacciones con el muy interesante Assad (que a menudo eran divertidas) fue una delicia. Si tengo una objeción es que algunos de los actores de reparto se sintieron un poco esbozados y no tan creíbles como las estrellas. Espero que más entregas en la serie les permitan desarrollarse un poco.
05/11/2020
Roberts Gandhi

¡Esta fue mi elección de April Book Pal y fue buena! ¡De verdad disfruté este libro! Carl y Assad son una gran pareja. Assad es un personaje del que quiero saber más. Me gustó que parte de la historia fue contada desde el punto de vista de Merete. Este fue mi primer libro de Jussi Adler-Olsen y estoy esperando más.
05/11/2020
Mattah Pluviose

Una excelente historia de detectives, pero mucho más. Personajes fascinantes, lejos de ser perfectos, lejos de ser completamente revelados incluso al final del libro. Una trama algo improbable, pero aún imaginable, revelada en partes que crearon la tensión necesaria. En general, una buena lectura e incentivo para leer más por este autor.
05/11/2020
Rusticus Zorko

Carl Morck es un policía danés que recibió un disparo en la línea del deber, uno de sus colegas murió y el otro yace paralizado en un hospital. Carl sufre de PTSS, aún no lo sabe. Su vida de casado es un desastre y vive junto con un inquilino y su hijastro. Cuando regresa a su trabajo, no lo quieren mucho y, como sucede con la suerte, la política está en crear un departamento de casos fríos y hay algo de dinero serio involucrado. Qué más fácil que promocionar a Morck y convertirlo en jefe de este departamento y guardar el dinero. El departamento termina en algún lugar del sótano y se adapta a Morck, que no tiene ningún interés real en trabajar realmente. Dicho eso, cuando se sirve de un asistente y un automóvil, descubre que su asistente Assad es mucho más de lo que esperaba y lo atrapan en uno de esos casos sin resolver y de alguna manera lo despierta.

Merete Lynggaard, una joven política exitosa, trabaja duro y no juega románticamente porque no tiene tiempo. Su secreto es que su hermano, quien como ella sobrevivió a un accidente que mató a sus padres y ella se siente lo suficientemente culpable como para cuidarlo, lo que le quita su tiempo libre. Cuando ella se va de viaje con su hermano a Berlín. En el viaje en bote la secuestran y el mundo entero asume que se ahogó cuando cayó por la borda. Ella descubre que hay alguien que tiene un rencor bastante grande con ella y cuando descubre a quién se prepara para la muerte. Solo que no se le permite hacerlo hasta que la maten.

Carl Morck y Assad tendrán que hacer todo lo posible para encontrar al político que ni siquiera saben que está vivo, pero cuanto más analizan su desaparición, menos sentido tiene. El nacimiento de un equipo interesante.

El libro no resuelve todas las preguntas sobre Morck y sus disparos y tampoco da las respuestas sobre Assad. Pero sin duda serán recogidos en los próximos libros y los buscaré seriamente. Esta primera entrega es una buena muestra de una serie que podría ser interesante. La historia es simple pero bien escrita y de alguna manera pasa las últimas 100 páginas. Me mantuvo interesado incluso si me dijeron quién, qué y cuándo. La carrera hacia el clímax no se vio afectada por el conocimiento.

Bien aconsejado leer para las personas que desean un buen thriller.
05/11/2020
Bowie Creson

A excepción de las novelas de noruego Karin Fossum, No había leído nada de la ficción criminal escandinava que está de moda. No Jo Nesbøno, Henning Mankellno, Maj Sjöwally Per Wahlöö, ni siquiera Stieg Larsson, La chica con el tatuaje del dragón.

Bien, entonces vivo en una cueva.

Por esa razón, realmente no puedo comparar el de Jussi Adler-Olsen El guardián de las causas perdidas a otras novelas policiales escandinavas. ¿Están todos tan oscuros? Son sus protagonistas tan cascarrabias como Carl Mørck de Adler-Olsen, un superintendente adjunto de la policía que perdió la poca alegría que tenía en la vida cuando un compañero fue asesinado y el otro paralizado durante una emboscada. En aras de la conveniencia, Carl es "promovido" para dirigir un departamento de casos fríos, apodado Departamento Q. Su único personal es el aparentemente dulce Hafez al-Assad, un hombre tan experto en la limpieza como en la búsqueda de pistas y la obtención de testigos para hablar.

Disfruté El guardián de las causas perdidas mucho más de lo que pensaba, y realmente pude apreciar tanto al cascarrabias Carl como al Assad subestimado. Su incómoda camaradería rivalizaba con el fascinante misterio para hacer de esta novela debut una lectura de cinco estrellas.
05/11/2020
Sev Freggiaro

Jussi Adler-Olsen nació en Copenhague, Dinamarca en 1950. Conocido por sus 3 independientes (La casa del alfabeto, The Company Basher y Decreto de Washington y el famoso Departamento Q novelas su popularidad en Dinamarca finalmente ha migrado a los Estados Unidos

Todas las novelas del Departamento Q están ambientadas en Dinamarca y revelan los escritos de un autor intensamente interesado en criticar la política y al mismo tiempo ser agnóstico con los partidos en general. No es que esta sea una gran revelación, ya que en su mayor parte la política es el pilar de la mayoría de las conversaciones europeas en la mesa. Sobre este tema de la política, el autor dice:

"Si usted con eso me pregunta si soy crítico con el sistema político, entonces sí. Si me pregunta si tengo una tendencia a defender las opiniones políticas de los partidos, entonces no. Mi agenda política sabia es en primer lugar criticar independientemente de qué es criticar, y no importa cuál sea la base de la vista, y en segundo lugar hacer un llamamiento a los políticos en el poder para que entiendan que son nuestros servidores y no nuestros amos, y que primero y principalmente en sus campos de actividad deben aprender para reconocer errores y evaluar sus propias acciones ".

A través de su protagonista Carl MØrck, un detective solitario que se escapó al sótano de la jefatura de policía, encabezando un departamento de casos fríos de uno, y para todo el mundo un detective condenado al ostracismo por su manera arrogante y sociable nos topamos de frente con las maquinaciones políticas de Dinamarca. mejor si no la corrupción de un gobierno más allá. No es que la corrupción amenace con apoderarse de la historia. El autor tiene cuidado al respecto:

Se trata de tener y mantener la empatía. Si tiene esta habilidad en sus escritos, nunca será la corrupción en sí misma el punto de partida de la historia, sino las personas y las relaciones a las que afecta la corrupción. ¡Es tan simple como eso! Si quieres ser escritor, tienes que aprender a poner todo patas arriba.

Nacido de un hijo de un padre con un título psiquiátrico y viviendo en las instalaciones de tales instituciones mentales una parte de su vida, Jussi Adler-Olsen ha desarrollado una profunda comprensión de la infinitud, el egocentrismo de un ser humano, si no el grado en que los seres humanos puede sucumbir a la falta de afecto.

Si no fuera por estos temas, no habría novelas de suspenso en el mundo. Y las consecuencias de estos defectos de carácter me dan mucho para trabajar. Venganza, lucha por la justicia y la locura.

Como con la mayoría de los thrillers nórdicos (Jo Nesbo, Henning Mankell, Larson, etc.), hay un cierto tedio que impregna a la población. Quizás eso se deba a la forma única de democracia escandinava que hoy parece estar sitiada por tendencias más globalistas, una ligera inclinación hacia la derecha que valora altamente al individuo en lugar de a la sociedad pública tan prominente en los países escandinavos. Al igual que con estos otros escritores de suspenso, vemos una sociedad sombría, si no malhumorada ... práctica, pero no rica en el afecto mencionado por el autor.

Hemos tenido un período muy negativo y triste, pero el derecho a criticar y rechazar las malas ideas en su forma intachable aún se mantiene. Y no hay otro lugar en la tierra, en mi opinión, que use este derecho con tanta frecuencia y consideración, del cual estoy orgulloso.

Pero, ¿qué tienen las novelas que cautivan a los lectores de todo el mundo? Solo puedo hablar por mi mismo.

Como siempre, las traducciones deben tenerse en cuenta y me quito el sombrero ante aquellos que intentan traducir un idioma extranjero al inglés. Es un arte en sí mismo. Especialmente cuando uno considera que es posible tener pensamientos en un idioma que no son posibles en otro. Siendo bilingüe, todavía lucho con ciertos modismos que no están disponibles para mí cuando me comunico en inglés. En este sentido, Lisa Hartford hace un excelente trabajo en su traducción del danés al inglés. De hecho, en términos de captación de atención inmediata y duradera, Adler-Olsen está en la clase Chandler.

Al igual que con la mayoría de las novelas de misterio / crimen europeas y escandinavas, la causa del crimen suele ser un evento simple racionalizado por una mente poco saludable. Me encanta esto de los thrillers nórdicos ... cómo nos llevan a comprender completamente la motivación como parte de la revelación de un misterio. Se podría decir que esto es exactamente lo que está mal en Hollywood, donde todo está sensacionalizado, en lugar de surgir de la vida cotidiana.

El superintendente de detectives junior Carl MØrck tiene una mente brillante y, como suele ser el caso, la brillantez inspira envidia, y la envidia destruye los logros. La forma en que Jussi Adler-Olsen retrata esto dentro de la fuerza policial danesa no se puede descartar. Siempre crítico, ha creado un personaje perfectamente ordinario y constantemente crítico de todo lo que se le presenta. Hay un humor tranquilo detrás del hombre que no tiene reparos en no hacer nada más que poner los pies sobre su escritorio y quejarse de que está demasiado ocupado ... hasta que, por supuesto, se interesa en qué punto se convierte en un sabueso danés.

La trama es exquisita, impulsada no por la presentación de un final cuidadosamente guardado cerca del cofre por el autor (he leído reseñas en las que algunos rechazan parcialmente a este autor por adivinar quién lo hizo a la mitad) sino por La revelación de la verdadera motivación detrás del crimen que le da al lector una satisfacción completamente diferente. Los casos fríos son difíciles y la mayoría de ellos no están resueltos. Pero, como dice Adler-Olson:

Se trata de tener y mantener la empatía.

Esta revisión será la misma para todas las novelas del Departamento Q ... así que si has leído esta, las has leído todas. Las actualizaciones se incluirán en novelas posteriores en esta serie, si se justifica.

¡A disfrutar!
05/11/2020
Cantu Pester



Vuelva a visitar el otoño de 2018: Descripción: Carl Morck, un detective con problemas, es asignado al recién creado 'Departamento Q', un trabajo en el sótano que presenta casos fríos. Se le asigna un asistente, Assad, y entre ellos revisan los archivos del caso para determinar cuáles pueden cerrarse. Siempre para ir en contra de las órdenes, Morck los arroja al misterio de la desaparición de un político durante un cruce en ferry cinco años antes.
Basado en la primera serie de novelas de 'Departamento Q' de Jussi Adler-Olsen.

En danés con subtítulos en inglés

(ver spoiler)[ Los libros de Bettie (ocultar spoiler)]
05/11/2020
Hanford Tecuanhuey

¡Realmente lo disfruté! Me encantó Carl Morck y su mano derecha, Assad. No se reveló mucho sobre Assad, con suerte aprenderá más en futuros libros. Me reí bastante en voz alta con estos dos personajes. Esta es una historia muy apasionante sobre la desaparición (cinco años antes) de una mujer muy popular en la política de Dinamarca. El caso nunca fue resuelto. Carl Morck es el oficial de policía asignado para dirigir el nuevo Departamento Q, que analiza los casos sin resolver. Este es su primer caso. ¡Estoy ansioso por leer todo esto!
05/11/2020
Floris Lammert

Un procedimiento policial donde el suspenso aumenta lentamente pero con seguridad hasta un punto casi insoportable. Protagonizada por un detective irascible a quien quieres abrazar y abofetear a su vez y su adorable compañero.

Esta fue una historia interesante de un autor increíblemente talentoso.

Muchas gracias a mi amigo J por la grabación.
05/11/2020
Dodwell Reiling

Esta es una novela policial, así que en esta revisión he tratado de no estropear las cosas para cualquiera que la lea. Fue escrito en danés y traducido por Tiina Nunally. La traducción se lee muy bien. Parece desde el interior de la portada que puede ser el primero de tres, al igual que la serie Millenium, con el segundo y el tercer volumen que aparecerán en 2012 y 2013.

Nuestro "héroe" es Carl Mørck, un detective que parece estar agotado. Dado que uno de sus colegas fue asesinado y otro quedó paralizado, esto es comprensible, ya que cree que podría haberlo evitado. Además de eso, ya no es joven. Así que nos encontramos con un detective que ha dejado de intentar lograr algo y trata a sus compañeros oficiales y al personal administrativo de manera brusca y abrasiva. Parece que ya no le importa.

Sus superiores intentan resolver el problema de Mørck moviéndolo de lado a un nuevo departamento, el Departamento Q, destinado a tratar casos fríos. Recluta a un asistente para mantener su oficina limpia y ordenar los archivos mientras levanta los pies y lee el periódico. Es nombrado como Hafez el Assad, que no creemos por un minuto ya que este es el nombre del difunto dictador sirio. Más adelante en el libro, el propio Mørck comienza a sospechar que su asistente tiene más de lo que parece, pero confrontarlo con sus sospechas no lo lleva a ninguna parte, por lo que Mørck y el lector no son más sabios. ¿Algún material retenido para el próximo libro?

El archivo en el que terminan trabajando, su primer caso, se refiere a un político que desapareció de un ferry en 2002. La investigación policial previa concluyó que se había perdido por la borda, tal vez como resultado de una discusión con su hermano que se sabía que tenía ocurrió en la cubierta. Pero el lector sabe por la portada que esto no es correcto.

'Su 37 cumpleaños. El séptimo año ha sido encarcelada en una cámara de presión. Apagan las luces y aumentan la presión. . . ' Sin embargo, hay un problema aquí porque la contraportada nos dice que "ella desapareció hace cinco años". Entonces, ¿son siete o cinco? ¿Han leído los editores el libro? El lector confundido encontrará un calendario preciso en la página 379 compilado por el propio perpetrador.

Hay dos líneas de tiempo intercaladas. Uno comienza con el encarcelamiento del político en 2002, el otro en 2007 con la investigación de Mørck y Assdad. A medida que avanza el libro, el primero se pone al día con el segundo hasta que todo esté aquí y ahora. Los capítulos que tratan sobre Lynggaard en la cámara de presión deben haber sido difíciles de escribir, el problema es introducir cualquier desarrollo cuando nada cambia significativamente. El autor maneja bien esto y, en cualquier caso, hay menos de estos capítulos.

El político es Merete Lynggaard, quien parece haber llevado una vida sin culpa, gran parte de la cual estuvo cuidando a su hermano Uffe, quien había sufrido daños cerebrales en un accidente automovilístico en el que también había estado involucrada. (Aunque Lynggaard es político y el libro está ambientado en Dinamarca, los lectores no deben esperar el mismo nivel de intriga política que en la serie de televisión danesa, The Killing).

La pregunta es quién ha secuestrado a Lynggaard y por qué. Determinar el por qué conduce muy rápidamente al quién, y en este caso lo descubrí antes de que me lo dijeran. Si este libro fuera simplemente un capricho, esto podría eliminar la mayor parte del placer de seguir leyendo, sin embargo, no lo encontré en absoluto. MISERICORDIA es una lectura fascinante porque los personajes principales y los entornos que habitan están bien realizados. Y el libro tiene algo más a su favor. A pesar del deseo de Mørck por Mona Ibsen, un consejero que trata de ayudarlo a lidiar con sus problemas mentales, no hay una sola descripción del congreso sexual desde la primera página hasta la última.

El único cambio que haría sería prescindir del prólogo, una descripción gráfica del daño que Merete Lynggaard se inflige a sí misma al intentar escapar de la cámara de presión. Presumiblemente, esto está destinado a funcionar como un anzuelo, pero a medida que los anzuelos carecen de cebo tentador.

Comparando MISERICORDIA con libros de otros escritores escandinavos que he leído recientemente, estoy mucho más impresionado por este autor que por Camilla Läckberg o Yrsa Sigurðardóttir y espero leer el próximo libro de la serie.

Hay un error en la página 246: "Atomos fue una pequeña mierda".


05/11/2020
Sidon Tavolieri

El guardián de las causas perdidas es el primero de una nueva serie del autor danés Jussi Adler-Olsen. Pertenece a un género que yo llamaba thrillers escandinavos pero que recientemente escuché describir como "Nordic Noir". No puedo imaginar una etiqueta más perfecta para este trabajo (y trabajos de otros autores favoritos míos como Jo Nesboe, Karin Fossum, Arnaldur Indriðason, Maj Sjowall y Per Wahloo y Henning Mankell).

Carl Mork es un detective que ha estado de licencia desde que él y sus socios fueron atacados mientras investigaba la escena del crimen. Un colega está muerto, uno paralizado del cuello para abajo y otro, Carl, congelado por dentro. Siempre un colega malhumorado y difícil, Carl regresa de su licencia por ser prácticamente imposible trabajar con él. Entonces, el jefe de policía da el paso más lógico: promueve a Carl como jefe de un departamento formado por Carl. Solo en el sótano de la jefatura de policía, Carl recibe una pila de casos fríos imposibles de resolver.

Carl lucha por un asistente y gana a Assad, un hombre del Medio Oriente con un pasado dudoso pero un cerebro agudo y una lealtad feroz hacia su supervisor. Assad es contratado para mantener limpias las oficinas de la planta baja, pero rápidamente se promociona a sí mismo.

El primer caso que abordan es la desaparición de 5 años de un político hermoso y algo misterioso, que se supone ahogado. A medida que Carl intenta seguir los movimientos de trabajo, descubre demasiadas inconsistencias para ignorar y, para su consternación, comienza a resolver el caso, que parece no ser un accidente, sino un secuestro y un posible asesinato.

Los personajes son vívidos y bien desarrollados, especialmente Assad y Carl, como es su relación. El libro está animado por el humor negro y la perspectiva de Carl sobre su situación y el caso, y el caso (así como la vida de Carl) es tan sombrío que el humor es bienvenido.

Me encantó este libro y fui absorbido de principio a fin. Lo recomiendo encarecidamente a los fanáticos de misterio / suspenso, especialmente a aquellos a quienes les gustan sus historias servidas en hielo.
05/11/2020
Lurleen Lomg

eason for Reading: La trama gritaba "¡léeme!" y soy fanático de Scandi Crime.

¡Excepcional! El primer capítulo me enganchó al caso y el segundo capítulo me fascinó con el personaje principal, el detective de Copenhague Carl Morck. Por lo general, estoy en el tipo de crímenes de asesino en serie, pero este caso involucra un caso de secuestro / personas desaparecidas que es increíblemente tenso y apasionante. Carl Morck acaba de regresar al trabajo después de estar en un tiroteo donde resultó herido y cada uno de sus dos compañeros fue asesinado o gravemente afectado de por vida. Carl nunca ha sido un tipo adorable y este evento emocional no ha ayudado en nada. Lo envían al sótano, dado su propio departamento, Departamento Q, donde trabajará en casos sin resolver. El primero que él y su asistente sirio eligen es el del caso de personas desaparecidas de una prominente joven política que ha estado desaparecida, presuntamente ahogada, hace cinco años. Pero Carl y Assad descubren que muchas cosas no fueron investigadas adecuadamente en ese momento. Todos asumen que ella está muerta, pero Merete no está muerta y no lo estará hasta el momento de ejecución designado por su secuestrador.

Carl es un personaje defectuoso con muchos problemas, pero uno con el que el lector se encamina y con el que está de acuerdo mientras lucha contra el establecimiento. Su asistente sirio, Assad, es tanto un alivio cómico como un personaje muy intrigante, ya que demuestra una gran comprensión del trabajo de detective y tiene contactos y capacidades sorprendentes que provocan interés en su misterioso pasado. Carl y Assad forman un gran equipo, sus personajes opuestos rebotan entre sí y cada uno gana un gran respeto por el otro.

¡El caso fue fabuloso! Todo lo que uno puede desear en un thriller. Lleno de giros y vueltas y fantásticas descripciones del sufrimiento de la víctima. El punto de vista alterna entre el presente con Carl investigando la desaparición y con el pasado mientras vemos cómo se desarrolla lo que le sucedió a la víctima hasta que los años se encuentran con el presente. Debo admitir que adiviné "whodunit" * muy * al principio del libro, no por ninguna pista, simplemente porque parecía una suposición lógica. Sin embargo, esto no estropeó un poco mi lectura, ya que toda la torsión y la trama revelan que se desarrollaron en una trama increíblemente incuestionable que puso todo junto en una historia muy satisfactoria para mí. No puedo esperar para el próximo libro que se llamará Desgracia en el Reino Unido.
05/11/2020
Durham Flotow

NOTA: Mi edición se titula 'Mercy', pero este libro también aparece bajo el título de 'The Keeper of Lost Causes'.

El inspector de detectives danés Carl Morck es un oficial cínico y desilusionado que sufre de una forma de TEPT. En una llamada de rutina para verificar un asesinato, él y su equipo fueron emboscados. Uno fue asesinado directamente, mientras que el otro, Hardy, vive pero está paralizado debajo del cuello. Carl lleva la carga de la culpa, creyendo que debería haber estado más atento. También recibió un disparo, pero las balas no causaron lesiones físicas graves.

Cuando regresa a la fuerza después de la emboscada, le dicen que será "reasignado" a un nuevo departamento, el Departamento Q. Se le ha dado una "oficina" en el sótano y un peculiar asistente árabe llamado Assad, cuyo comportamiento desconcierta al malhumorado Morck

Se les da un montón de casos fríos para investigar y lo primero que investigan es el de Merete Lynggaard, un destacado y bello político que desapareció después de aparentemente caerse de un ferry en un viaje a Alemania. Nunca se encontró ningún cuerpo, pero la presunta causa de muerte se estaba ahogando, ya sea por accidente o suicidio, no está claro.

Se hace evidente con bastante rapidez que la investigación inicial, encabezada por un detective perezoso, había perdido muchas piezas vitales de información y evidencia. Assad es el primero en analizar las inconsistencias en el archivo, y poco a poco Carl es sacado de su apatía y dentro del caso. Él y Assad forman un equipo poco probable, con su relación atenuada por el cinismo de Morck y las diferencias étnicas de Assad. Un refugiado sirio, que afirma haber sido taxista en Damasco, Assad muestra una mente astuta y habilidades obvias para detectar. Es particularmente experto en extraer información de las secretarias de la División de Homicidios. A medida que crece el vínculo entre los dos hombres, hay mucho humor irónico, ya que a menudo se equivocan. Poco a poco se unen en una unidad que funciona, y a pesar de algunos movimientos falsos, avanzan hacia el cierre inevitable de la caja fría, con algunos giros sorprendentes en la cola / cuento.

Este es un procedimiento policial excepcionalmente bien escrito. Realmente lo disfruté y tuve dificultades para dejarlo. Hay múltiples hilos narrativos, pero no los encontré demasiado confusos. Fue interesante para mí tratar de tejer hilos juntos, a veces de manera bastante errónea (pero, ¡hey, ser engañado por el autor es parte de la diversión en las novelas de crimen!) El Morck, cansado y malhumorado del mundo, podría ser criticado por ser un se parece demasiado al modelo sueco a seguir para el crimen de Scandi, Kurt Wallander, pero encontré suficiente diferencia para considerarlo como su propio hombre danés.

Había cierta información científica impresionante dispersa a lo largo del texto, fundamental para la resolución del caso, que atraía a la parte nerd de la ciencia de mi cerebro. Envíe a un jefe frenético, un accidente automovilístico de décadas de antigüedad, además de una serie de personajes extraños y / o desagradables, y usted tiene una receta para una whodunnit exitosa. Para mí, el personaje más atractivo fue el Sr. Assad, quien aportó tanta vitalidad y humor involuntario a la historia y a la sombría personalidad de Morck.
5 ★ s
05/11/2020
Yager Brucken

Más tarde, Carl solo pudo proporcionar una descripción incompleta de lo que sucedió después, y los altos mandos solo tendrían que arreglárselas con eso. Según la mayoría de la gente, él no había estado completamente consciente de todos modos. Pero eso no era cierto. En realidad recordaba muy bien lo que ocurrió. Simplemente no tenía ganas de entrar en detalles ...

Misericordia (también publicado bajo el título El guardián de las causas perdidas) se abre en 2007, con DI Carl Mørck del homicidio de Copenhague regresando al trabajo, cuidando una cicatriz de bala obtenida en una operación policial fallida en la que un compañero fue asesinado y un segundo, Hardy, quedó tetrapléjico. Nadie quiere trabajar con el irascible Mørck, que sufre de TEPT en forma de ataques de pánico y pesadillas. En el frente de su casa, está divorciado de la ex esposa de Airhead, Ulla, y comparte su casa con un inquilino Morten y su hijastro, Jesper, un adolescente problemático.

En un esfuerzo por mejorar la atmósfera tóxica (y atraer más recursos para su departamento), el superintendente crea una nueva oficina en el sótano (Departamento Q), para revisar casos fríos, atendidos por Mørck y un asistente, refugiado sirio, Hafez el- Assad Forman una asociación poco probable e incómoda: Assad, que huye de un país devastado por la guerra, ha aumentado sus poderes de observación, captando detalles menores que pueden significar la vida o la muerte; y Mørck, un detective experimentado que sabe cómo y cuándo cortar atajos.

Se les entrega una serie de archivos de casos, pero al que finalmente llegan es la desaparición del político danés Merete Lynggaard, que desapareció de un barco que viajaba entre Dinamarca y Alemania en 2002, presuntamente perdido por la borda por accidente o suicidio. El único testigo potencial es su hermano Uffe, un hombre con una discapacidad mental grave, encontrado vagando por Alemania días después. Cuando Mørck finalmente se enfoca en los detalles de su vida laboral, sus ex colegas y su vida social limitada, encuentra muchas discrepancias en la investigación original, y el detective a cargo de la chaqueta de cuero no siguió el ejemplo.

La historia cambia entre la investigación actual y el político, cautivo durante 5 años en condiciones miserables en una cámara de presión, con el fin de degradarla y humillarla. Al principio me di cuenta de que no se trataba de un preso político, sino de un caso de venganza, pero eso no le restó importancia a la historia.

El único problema que tuve ** alerta de spoiler ** fue en los detalles de su cautiverio. Usando mi gorra de física, a una presión de 6 atmósferas, las frutas y otros alimentos se magullarían o se reducirían a pulpa. Ella no tiene artículos de tocador o utensilios, pero se le permite un baño rodar por semana, a diferencia de las hojas de papel higiénico. Más de 5 años son muchos tubos de cartón que podría haber usado como implementos y tal vez shiv.

En general, no es una mala lectura, el clímax de la escena de la pelea en condiciones confinadas bien interpretado y el personaje de Hafez el-Assad se destacó.
05/11/2020
Merrili Serrato

(B +) 78% El | Bueno
Notas Supongo que los personajes brotan ad nauseam sobre la belleza de la víctima para hacer que su victimización parezca aún más trágica.
05/11/2020
Avra Nishimori

¡Otro nórdico negro! Esta es la primera de una serie danesa de siete libros sobre el superintendente adjunto Carl Morck. Es un procedimiento policial.

descripción

Como todos los detectives ficticios, Morck tiene sus problemas. Está en proceso de divorciarse, aunque todavía ve a su esposa y a ella le gusta contarle sobre sus jóvenes amantes. Es franco en el departamento de romance, siempre golpea a la mujer equivocada, especialmente a las que llevan un anillo de bodas. También está psicológicamente dañado por un incidente reciente en el que se siente responsable de la muerte de uno de sus colegas y la parálisis de otro. No pudo sacar su arma y no puede abrirse al psicólogo policial. Tiene ataques de pánico. Algunos de sus colegas lo culpan por el incidente. Así que lo han 'pateado arriba' (en realidad al sótano) para trabajar en casos fríos con un compañero sirio que proporciona información sobre el caso y humor.

El primer caso sin resolver en el que trabaja, el tema del libro, es realmente extraño. Una mujer miembro del parlamento danés lleva cinco años desaparecida. Sabemos desde el principio que todavía está viva y encerrada en régimen de aislamiento en una cámara presurizada por aire en retribución por algo que hizo cuando era niña. (Ella no sabe qué)

El miembro del parlamento había estado involucrado en un accidente automovilístico cuando era una niña que mató a sus padres y le causó daño cerebral a su hermano menor. La investigación policial en la que desapareció de un ferry fue arruinada hace años. La policía simplemente asume que ella saltó o se cayó del ferry y se ahogó. Poco a poco, Morck resuelve el caso.

descripción

Pensé que era una buena lectura y mantuvo mi atención hasta el final. Los capítulos de una docena más o menos que tratan sobre el estado psicológico de la mujer cautiva podrían ser más cortos y menos repetitivos. Pero sigue siendo una buena historia.

Copenhague de creativeboom.com
El autor de billedbladet.dk
05/11/2020
Lichtenfeld Wronski

Imagínese si el melancólico detective Kurt Wallander de la serie Henning Mankell accidentalmente entrara en la trama de una novela de Stieg Larsson y tendría una muy buena idea de cómo es este libro. Desafortunadamente, no tenemos un nuevo Salander, pero sí tenemos un personaje bastante interesante y defectuoso en Carl Morck.

Morck es un detective de la policía danesa que sobrevivió a los disparos en la cabeza durante un ataque que dejó a otro detective muerto y uno paralizado. Si bien Morck ha regresado al servicio, está tan deprimido y conmocionado por la culpa del sobreviviente que apenas está moviendo un dedo sobre sus casos, y su mal humor ha alejado a los otros policías. Su jefe decide tomar un viejo limón agrio y hacer limonada cuando la política nacional lo obliga a crear un departamento para trabajar en casos fríos de alto perfil. Morck es 'promovido' para estar a cargo del nuevo Departamento Q y enviado a una oficina del sótano.

Al principio, Morck está feliz de quedarse solo en el sótano, donde puede fumar todo lo que quiera y jugar al solitario de la computadora todo el día, pero cuando se entera de que el departamento está usando el dinero asignado al Departamento Q para reforzar la división de homicidios, exige una parte de la acción, incluido un automóvil del departamento, arreglar el sótano y su propio asistente para preparar el café y hacer que la mierda funcione. Sin embargo, obtiene más que solo alguien para contestar el teléfono con Assad, un inmigrante sirio que siente curiosidad por los archivos del caso. Cuando aumenta la presión política para mostrar algunos progresos, Morck termina de mala gana mirando la misteriosa desaparición de una bella mujer política, Merete Lynggaard, que desapareció cinco años antes. En una historia paralela, aprendemos lo que le sucedió a Merete y su horrible destino.

Había muchas cosas que encontré interesantes sobre este libro. El personaje de Morck y la configuración de su exilio al Departamento Q fue una idea interesante, y realmente me gustó este detective gruñón lleno de culpa con una vida personal desordenada. También me encantó la dinámica entre él y Assad con el asistente brillante y curioso que arruinó los planes de Morck de sentarse en silencio en el sótano y fumar algunos cigarrillos. Assad puede leer un archivo de caso y formular deducciones y preguntas legítimas, pero aunque es lo suficientemente inteligente como para rastrear una pieza de evidencia crítica que falta desde hace mucho tiempo, no sabe nada mejor que manejarla una vez que la encuentra.

Desafortunadamente, la desordenada vida personal de Morck parecía ser demasiado después de un tiempo. Sigue recibiendo llamadas telefónicas y dando dinero a su esposa separada y después de un tiempo solo quiere gritarle para que busque un abogado de divorcios y cambie su número.

Si bien las circunstancias del secuestro de Merete y sus circunstancias son inquietantes y horribles, descubrí el motivo del villano al principio del libro, así que eso fue bastante obvio. Además, después de un tiempo, la situación de Merete comienza a exagerar y gira hacia Torture Porn Avenue y ese no es un vecindario que me gusta visitar.

Aún así, a pesar de algunos escritos torpes (que podrían ser un problema de traducción), me gustaron Morck y Assad, y encontré la premisa básica intrigante. También tengo una gran racha de herencia danesa, pero no sé casi nada sobre Dinamarca, así que fue divertido absorber un poco del antiguo país de origen en un thriller de crimen mejor que el promedio.
05/11/2020
Adelheid Keany

Había estado tirada en el suelo pensando en libros. Eso era algo que hacía a menudo para no pensar en la vida que podría haber tenido si hubiera tomado decisiones diferentes. Cuando pensaba en libros, podía mudarse a un mundo completamente diferente. Solo recordar la sensación de la superficie seca y la inexplicable aspereza del papel podría encender un resplandor de anhelo dentro de ella. El aroma de la celulosa evaporada y la tinta de la impresora. Miles de veces había enviado sus pensamientos a su biblioteca imaginaria y seleccionado el único libro en el mundo que sabía que podía recordar sin adornarlo ...
Un osito filosófico llamado Winnie the Pooh fue su salvación. su única defensa contra la locura. Pooh y todos los animales en Cien Acres Wood.

foto pooh-balloon-bees-mural_zps8c66b3ce.jpg
Merete podría haber usado un Pooh y un globo

Merete Lynggaard desaparece en 2002. Es una figura política muy conocida y, debido a su belleza, también es fotografiada ampliamente por una banda itinerante de paparazzi. Se les paga más cuando hace frío y sus pezones se notan a través de su blusa. (Este es un mundo voyeuresco.) A pesar de su vida profesional muy pública, mantiene su vida privada ... privada. Ella no sale a pesar de que hay legiones de hombres que les encantaría pasar tiempo con ella. Ella tiene tareas más importantes, como llegar a casa con su hermano, que sufre un daño cerebral sufrido en un accidente automovilístico que también les quitó la vida a sus padres. Ella tiene enemigos como todos los políticos, pero ¿alguno de ellos trataría de lastimarla?

El libro parpadea entre 2002 y 2007.

En 2007 nos encontramos con el detective Carl Morck, un hombre gruñón, deprimido y a veces mordaz con el que nadie quiere trabajar. Cuando el gobierno insiste en que el departamento de policía de Copenhague forme un departamento de casos fríos, el Jefe de Detectives aprovecha la oportunidad de asignar a Carl a ese departamento que también está en el sótano ... lejos ... lejos ... del resto de los detectives.

En el departamento Q

foto CopenhagenPoliceDepartment_zpsbadb30be.jpg
Carl es el rincón más oscuro y húmedo del sótano del departamento de policía.

Jussi Adler-Olsen explora la política inherente a cualquier organización mientras el Jefe trata de mantener la mayor parte de ese dinero del gobierno asignado al Departamento Q en un fondo para sobornos y Carl Morck comienza a comprender que tiene influencia para obtener ciertamente más de lo que primero dieron él por su departamento. En una de sus negociaciones con el Jefe, obtiene un asistente, un sirio, con un pasaporte dudoso que se supone que debe ayudar a limpiar el Departamento Q, pero una vez que Carl descubre cuán ingenioso es Assad, comienza a usarlo para ayudar a localizar pistas y también obtener lo que necesita de otros departamentos. Assad se lleva bien con la gente mucho mejor que Carl.

Ahora Carl tiene algunos problemas legítimos que pueden explicar algunos de sus comportamientos antisociales. Recientemente ha vuelto al trabajo tras recibir un disparo. Él y otros dos detectives estaban investigando un asesinato. No aclararon la escena del crimen de la forma en que estamos acostumbrados a verlo en la televisión estadounidense. Resulta que el asesino todavía está allí y en un incendio de disparos los tres detectives son fusilados. Uno muerto, uno paralizado del cuello para abajo, y Carl con la cabeza raspada. Las cosas sucedieron tan rápido que Carl ni siquiera tuvo la oportunidad de sacar su arma. Cuando repite lo que sucedió cuadro por cuadro en su cabeza, se da cuenta de que sí tuvo tiempo. Se congeló. Está despejado, pero la culpa se cierne como una mortaja sobre todo lo que hace.

Carl se siente solo y cuando una mujer atractiva atraviesa su visión tiene que volver a meter la lengua. Se siente especialmente atraído por las mujeres casadas. Adler-Olsen realmente no exploró eso en profundidad, pero me hace preguntarme si parte de su atracción por Carl es su inalcanzabilidad o tal vez se siente atraído por las mujeres mayores que tienen más probabilidades de casarse. Si escuchas atentamente, es posible que escuches el golpe debajo del escritorio de Carl mientras la sexy psiquiatra Mona Ibsen entra a su oficina.

Mona Ibsen se sentó frente a él. La luz del exterior de Otto Monsteds Gade brillaba en la parte posterior de su cuello, creando un halo alrededor de su cabeza. la suave luz revelaba delicadas líneas en su rostro; sus labios eran sensuales y de un rojo intenso. Todo en ella señalaba clase alta. Carl la miró a los ojos para no detenerse en sus voluptuosos senos. Nada en el mundo podría hacerlo querer salir del estado en el que se encontraba ”.

Creo que ese estado se llama lujuria Carl. Tuve que poner mis manos sobre mis ojos durante el resto de esta escena. Arruina las cosas tan mal que uno pensaría que nunca antes había hablado con una mujer en su vida.

foto Jussi_Adler-Olsen_zps7ac1eb43.jpg
Jussi Adler-Olsen incluso parece un tipo que acaba de escribir un libro realmente bueno.

Este libro es una grabación lenta. Si has leído libros escandinavos antes, esperarás esto. Creo que fue alrededor de 130 páginas que el libro realmente me enganchó. El libro cambia entre Merete antes de 2007 y Carl investigando su caso sin resolver en 2007. A medida que la trama toma impulso y aprendemos más y más sobre lo que le sucedió a Merete, se encontrará al borde de su asiento. Usted se encontrará, a pesar de sus mejores esfuerzos, para comenzar a gustarle Carl. Te preguntarás si alguna mujer se apiadará de Carl y arrastrará sus cenizas. Al final, ya estará buscando el volumen dos en la serie Departamento Q.

05/11/2020
Mattie Seegert

Libro uno de una serie ambientada en Dinamarca con el inspector detective Carl Morck, un hombre que cree que ha agotado su interés en su trabajo y solo quiere quedarse fuera los años restantes hasta su retiro. Una serie de eventos lo pone a cargo de un departamento de casos fríos recientemente establecido, obtiene un asistente extremadamente interesante, encuentra un caso que le interesa y las cosas salen de allí.

¡Lo disfruté enormemente! La actitud de Carl me pareció divertida y sus comentarios sarcásticos me hicieron reír a carcajadas. Assad fue una delicia absoluta y Dios sabe qué más vamos a descubrir sobre él.

El suspenso fue absolutamente apasionante, especialmente hacia el final cuando los dos intrépidos héroes se enfrentaron a una cuenta regresiva que desconocían pero que el lector conocía. ¡Quería echar un vistazo rápido a las páginas finales para calmar mis nervios, pero me contuve y solo leí más rápido!

Entonces, una buena historia, mucho trabajo policial interesante, grandes personajes, humor, suspenso, ¿qué más puedo pedir? Recomendado:)
05/11/2020
Sheree Giraldo

Todo puede cambiar en un instante.

Este parece ser el mensaje abrumador dejado por el autor Jussi Adler-Olsen en su novela de 2007 The Keeper of Lost Causes (publicada en inglés en 2011 con una traducción del danés por Lisa Hartford).

Todo cambió para el detective Carl Morck en un instante cuando él y dos colegas fueron fusilados durante una investigación. Uno de sus compañeros policías fue asesinado y el otro resultó herido de por vida en un evento horrible y traumático que ha marcado a Morck para siempre. Está tan herido y psicológicamente desordenado como un protagonista de ficción criminal, y eso parece ser un requisito previo para tales personajes en el oscuro mundo de Nordic Noir.

Agregue a esto que Morck es una persona particularmente abrasiva y desagradable para empezar, y eso ayuda a explicar la sorpresa de Morck cuando es ascendido a encabezar una nueva unidad de crimen, dedicada a resolver casos sin resolver. Resulta que la medida fue motivada políticamente para aprovechar algunos fondos apropiados y al mismo tiempo archivar a un detective problemático. No nacido ayer, Carl descubre cómo ha cambiado el viento y al principio se acomoda cómodamente en sus excavaciones en el sótano para esperar los próximos veinte años hasta la jubilación jugando Sudoku y durmiendo la siesta en el reloj.

Un nuevo empleado de su departamento (compuesto por dos personas) realmente quiere hacer un trabajo policial, por lo que los dos eligen uno de los docenas de archivos de casos fríos y se ponen a trabajar. Así comienza la introducción de Adler-Olsen de su serie Departamento Q.

Una premisa bastante plausible y aparentemente interesante, junto con el tema escandinavo de ficción criminal y parecía que iba en todas las direcciones correctas.

Pero Morck era más molesto que herido, y me encontré pensando en Harry Hole o Kurt Wallander. Ahora esos son policías dañados que puedes seguir. La mitad del tiempo, especialmente en la triste trama secundaria sobre su vida hogareña, quería ir a Vito Corleone en su trasero llorón, abofetearlo y decirle que ACTUE COMO UN HOMBRE.

Adler-Olsen utilizó una estructura narrativa en la que cambió las perspectivas entre Morck y la víctima en un caso criminal y seguir a la víctima fue más atractivo que el trabajo de detective de Morck. Hasta que Adler-Olsen se fue por la borda y su historia se convirtió en un extraño melodrama sádico. Aún así, mirando hacia atrás en el libro, me sentí más cerca de esta historia que con Morck.

En general, debo admitir que me gustó, casi a regañadientes. No es una de las mejores alineaciones de Nordic Noir, pero Adler-Olsen es un buen escritor y este es un buen concepto para más historias.

descripción

Deje una calificación para El guardián de las causas perdidas